lunes, 26 de junio de 2017

Estilo Kilim en decoración

Uno de nuestros mayores retos es el de conseguir una decoración perfecta para nuestro hogar. Ésta tiene que combinar nuestro gusto personal con un diseño agradable a la vista. Para ello hay muchas opciones, pero nos centraremos en el estilo Kilim, una opción muy recomendable para dar color de una manera sutil a las estancias de tu hogar.
Colores étnicos
El estilo Kilim le permite combinar todo tipo de colores de una manera muy natural. Además, puede optar entre colores más vivos y más mates, por lo que seguro que encontrará la manera de adaptarlo al tono que quiera darle a la estancia en concreto.
Obviamente, el punto fuerte del estilo Kilim son sus acabados étnicos y la variedad en su estilo y texturas. De este modo, podremos optar por diseños persas, turcos o afganos, cada uno de ellos elaborado con una lana diferente. Esto implica encontrarnos con elementos decorativos más mullidos o más rígidos, pero siempre con algo que nos acabe convenciendo.

Cambio y calidez

Otra de las ventajas del estilo Kilim está en la facilidad que ofrece para cambiar sus elementos si queremos probar opciones diferentes. Tanto alfombras, cojines, mantas, etc., pueden utilizarse tanto por separado, como toque de diseño, o en conjunto y crear un espacio de estilo Kilim total.

Por otro lado, si utilizamos este tipo de diseño interior en estancias como el salón o los dormitorios, nos aportará una calidez extra a la estancia, ya que es un estilo que utiliza colores y texturas que le abrazan y le hacen sentir muy cómodo.