sábado, 24 de junio de 2017

En la frontera entre lo terrenal y lo espiritual por Wei Yi International Design Associates

Los autores de este proyecto creen en la idea de que, desde la antigüedad, siempre ha habido dos opciones para las personas ricas y acomodadas que revelan, en parte, su visión de la vida: las que quieren hacer alarde de su riqueza y su fama o las que prefieren ser modestas y discretas. Para el propietario de esta vivienda en Taiwán, un anciano con una gran fortuna y amplia experiencia, la definición de “hogar” es más bien un delicado equilibrio, una atmósfera serena y “un pedazo de tierra pura”.
La premisa que tenía el estudio de arquitectura chino Wei Yi International Design Associates en el momento de iniciar el proyecto era clara: la vivienda debía transmitir un ambiente de bienestar y espiritualidad porque un hogar, independientemente de la idea que tenga el profesional, siempre debe ser la expresión más profunda de las personas que viven en él.
Tradicionalmente, el rojo, el amarillo y el azul son los colores más populares. Los arquitectos, en lugar de elegir los dos más utilizados de los tres (el rojo o el amarillo), deliberadamente decidieron aplicar el azul por la serena elegancia y la profunda sensibilidad que desprende, dos cualidades que se adaptaban perfectamente al ambiente que el propietario quería transmitir en su vivienda.
En la vivienda, se pueden ver materiales con distintos tonos de grises, como el cemento visto y la chapa gris-negra, junto con colores poco brillantes y bajo croma, que – como explican los arquitectos- “muestran una perfección imperfecta y un orden irregular. Perfecto o no, depende completamente de los estándares del corazón”.
La entrada del piso se extiende hacia el comedor, donde una gran pared lacada a mano en azul y en forma de carácter chino “ㄇ”, ofrece cambios irregulares de sombras en la superficie debido a las distintas capas de laca que han sido aplicadas, creando así y de forma natural varios tonos de azul. La pared divisoria está engrosada simétricamente, lo cual no es sólo una división espacial, sino también el límite espiritual, como si la vida terrenal y la tierra pura estuvieran separadas por una línea.
Técnicamente hablando, la racionalidad del modernismo es el eje principal en la planificación global del espacio. Las aberturas y los cierres crean diversos efectos de luces y sombras que, sobre el cemento, aparecen como las ondulaciones del agua en una pintura de un paisaje. Las paredes de cemento visto son como el fondo de un lienzo que se ve salpicado por los elementos de color negro como la TV y el rojo del armario.

Para más información visiten: Wei Yi International Design Associates