miércoles, 14 de junio de 2017

Chimenas de exterior

Para patios y jardines pequeños o grandes; cubiertos bajo el porche o al aire libre; las chimeneas de exterior funcionan magistralmente en todos los espacios, añadiendo valor estético a los espacios exteriores y, especialmente, un plus de funcionalidad. Éstas nos ofrecen la posibilidad de alargar las noches en el jardín ahora que es cuando más disfrutáramos de él y, al ser un elemento de obra, se pueden personalizar al gusto: Abiertas, de esquina, centrales, su diseño dependerá de sus gustos y, en gran medida del diseño y tamaño de su jardín.
Chimenea independiente
Hay que tener en cuenta que una chimenea suele ser una gran estructura que, si no se diseña bien y se integra adecuadamente en el paisaje general, puede resultar un elemento que deslustre la escena general del jardín. Por ello, hay que integrarla sabiamente, escogiendo los materiales adecuados y planificando su diseño hasta el mínimo detalle, hasta que tengamos claro nuestro objetivo final.
Pozo de fuego en el jardín
También debemos preguntarnos qué tipo de chimenea queremos. Por un lado, tenemos las chimeneas tradicionales; por otro, los pozos de fuego. Básicamente ambos tienen el mismo propósito, pero, mientras que en los pozos de fuego podemos sentarnos alrededor por todo el perímetro del pozo, con las chimeneas, sólo lo podremos hacer por un lado. Los pozos de fuego promueven un ambiente más social. Este es otro punto que hay que tener en cuenta.
Chimenea integrada en el muro de la vivienda
Una vez decidido si queremos chimenea o pozo de fuego, hay que encontrar la ubicación perfecta y permitida. Tenemos que tener presente que estamos hablando de un elemento que va a necesitar salida de humos y en el que vamos a hacer fuego. El lugar elegido debe permitir construir la salida de humos, si la chimenea es de leña, sin que interfiera en terceros ni en nosotros mismos, amén de poder hacer fuego sin ocasionar peligro.
Ahora sólo nos queda escoger el diseño de chimenea que satisfaga nuestras demandas prácticas y decorativas. Veamos algunos tipos de chimenea de exterior para inspirarnos.
Chimenea de gas en la piscina
Las chimeneas de gas no requieren salida de humos, ni campanas de tabiquería, por ejemplo; por lo que la instalación es más sencilla y la obra puede ser menor, reduciendo costes y aligerando el proyecto.
Chimenea con televisión integrada
Incluso si la construimos con la protección adecuada hasta podemos instalar una televisión en el muro de la chimenea y crear un pequeño centro de entretenimiento.
Chimenea abierta a dos lados
Naturalmente, si tenemos espacio, una chimenea abierta a dos lados, además de ser más práctica, también puede servirnos para delimitar zonas en el jardín.
Chimenea de gas presidiendo el porche
También podemos crear un muro ex profeso para la chimenea, de madera y crear un punto focal en el jardín como vemos en una de las imágenes.
Chimenea en el muro de la vivienda
Podemos integrarla en un muro exterior de la vivienda, como vemos en otra imagen donde el diseño de la decoración exterior de la chimenea se fusiona con el muro exterior de la vivienda.
Chimenea de exterior revestida en piedra
O podemos crear un tabique de obra y enfoscarlo para integrar la chimenea en lugar de utilizar madera.
Chimenea de leña en la piscina
La piedra, como material decorativo para recubrir la chimenea funciona muy bien en espacios exteriores. Es un elemento común del jardín y su integración en él resulta de lo más natural.
Como hemos visto tenemos un gran abanico de opciones para construir una chimenea en el patio o jardín, creando un paisaje más bonito, una escena decorativa digna de revista, que nos acompañe las noches de verano, e invierno, naturalmente, optimizando nuestro jardín.

Vía: habitissimo