martes, 6 de junio de 2017

Canadá. De antigua fundición a colorida posada contemporánea.

En la pequeña ciudad histórica de Wellington del condado de Prince Edward – Canada, y por encargo del visionario empresario hotelero Jeff Stober, el estudio de diseño dirigido por John Tong, +tongtong, ha transformado un obsoleto bed and breakfast alojado originariamente en una fundición de 1880 en una posada contemporánea de once habitaciones y dos suites.
Junto a un arroyo sinuoso y un muelle privado, y con impresionantes vistas sobre el lago Ontario, el Drake Devonshire Inn se presenta como la contraparte rural de su ‘hermano urbano’, el Toronto’s Drake Hotel, obra de Tong y su antigua empresa, 3rd Uncle. “Se trataba de crear un lugar inspirado en el transfondo cultural y vernáculo de la comunidad local, pero desde una perspectiva contemporánea” explica Tong, que para su diseño se ha fijado en las posadas rurales británicas, los retiros de los Hamptons, los campamentos de verano, las casas rurales y las cabañas del sur de Ontario.
Ecléctico y personal, y envuelto con muy variado tapiz de capas y estilos histórico, el espacio combina piezas hechas a medida a partir de materiales locales con muebles de diseño que a primera vista pudieran resultar incompatibles.
Con la ayuda de los especialistas en patrimonio y conservación, ERA Architects, Tong eliminó algunas de las ampliaciones que habían sido añadidas a la fundición original, para luego reintegrarlas convertidas en un ‘pabellón-granero’, un comedor revestido de pino Douglas, un espacio modernista para eventos especiales, una caja de vidrio y un bar al aire libre con una chimenea de mampostería a doble cara y gradas de cedro orientadas al lago.
Las áreas públicas ofrecen una variedad de zonas de asiento, abiertas o privadas, unidas entre si por elementos que enmarcan vistas y articulan los nuevos volúmenes y capas del edificio.
Con una gran dosis de la personalidad idiosincrásica y traviesa que caracteriza la cadena de establecimientos Drake, tanto en las habitaciones como en las zonas públicas se ha apostado por una muy cuidada mezcla entre lo nuevo y lo antiguo, con azulejos de colores fuertes y brillantes, telas con marcados patrones y materiales sencillos.
Para encontrar las piezas y el mobiliario adecuado, Tong y el diseñador de la cadena hotelera, Carlo Colacci, recorrieron los mercados de antigüedades locales e internacionales y las ferias de la vendimia, seleccionado muebles y accesorios que posteriormente fueron restaurados y recuperados a partir de la tradición centenaria del ‘haz, no compres‘. Junto a ellos ha trabajado la comisaria de arte de Drake, Mia Nielsen, responsable de todas las instalaciones de arte contemporáneo que llenan en espacio, sorprendiendo a los visitantes en su recorrido.
Fotografía: Nikolas Koenig

Para más información visiten: +tongtongDrake Devonshire InnERA Architects
Vía: diarioDESIGN