martes, 23 de mayo de 2017

Ventilación mecánica controlada

Ventilar y airear su vivienda todos los días es muy importante para mejorar la calidad del aire, eliminar malos olores, renovar el aire viciado, contrarrestar el ambiente para ello basta con abrir las ventanas. Si por el clima, por alergias a pólenes o cualquier otra razón no puede abrir las ventanas, es aconsejable ventilar su casa con el sistema de Ventilación Mecánica Controlada. Una de las ventajas de estos sistemas es que minimiza las pérdidas de energía y ahorra entre un 12 y un 25% en calefacción en caso de que esté puesta.

Ventajas de la VMC

• Renueva el aire de dormitorios y salas de estar y evacua el aire viciado (humos, vapor de agua y malos olores) del baño y la cocina.

• Ajusta la extracción de aire para reducir las pérdidas energéticas. Ahorra entre un 12 y un 25% en calefacción y aire acondicionado.

• Además de renovar el aire, lo filtra del polvo, polen e insectos. Beneficioso para personas alérgicas.

• Alarga la vida útil de la pintura, el papel pintado… porque la ventilación impide la condensación y la proliferación del moho.

• Está pensado para funcionar ininterrumpidamente, no tiene que preocuparse por encender o apagar el sistema.

Funcionamiento del sistema de VMC

El sistema de VMC está compuesto por una caja extractora central y un circuito de rejillas y extractores conectados mediante tubos flexibles.

Las rejillas (ubicadas en los marcos de puertas y ventanas de las estancias secas –dormitorios, salones, comedores-) permiten la entrada de aire nuevo; los extractores, instalados en el techo de cocinas y baños, regulan la salida del aire viciado.

Tipos de sistemas de VMC

Podemos clasificar la ventilación mecánica controlada en dos tipos: flujo simple, simple higrorregulable o doble flujo.

• Flujo simple. La ventilación es automática independientemente de las condiciones climáticas del exterior y de las personas que ocupan la vivienda.

• Flujo simple higrorregulable. La ventilación es automática independientemente de las condiciones climáticas del exterior y de las personas que ocupan la vivienda, pero incorpora una función que ventila la estancia en función del nivel de humedad. Este sistema ahorra hasta un 12% en calefacción ya que reduce la cantidad de aire extraído.

• Doble flujo. Ahorra hasta un 25% en calefacción porque recupera una parte de la energía del aire que extrae. 

Componentes del sistema de VMC

El sistema está compuesto por una caja extractora o central que se debe colocar en el centro de la vivienda. Es conveniente instalarla suspendida en buhardillas o falsos techos para evitar vibraciones y molestias acústicas.

Rejillas de entrada de aire del exterior que colocaremos junto al marco superior de puertas y ventanas de dormitorios, salones o comedores.

Extractores de aire que instalaremos en el techo de cocinas y baños. El diámetro recomendado para cocinas es de 125 mm y de 80 mm para baños.

Tubos flexibles de PVC que conectan las rejillas y extractores con la caja central.

Calcule el caudal

El Código Técnico de Edificación establece que en baños y aseos el caudal (nivel de extracción de aire) debe ser de 54 m3/hora, mientras que en cocinas se trata de un nivel variable en función de sus metros cuadrados.

Por lo general, para calcular el caudal necesario de la cocina en metros cúbicos por hora debe multiplicar los metros cuadrados de la estancia por 7. Así si, por ejemplo, tiene una cocina de 8 m2 necesitará un caudal de unos 56 m3/h.

Mantenimiento

Para mantener la eficacia de los sistemas de ventilación es necesario limpiar periódicamente las rejillas del polvo con una bayeta o gamuza, así como los tubos flexibles que conectan los ventiladores y extractores con la caja central.

Si el extractor de la cocina acumula grasa le recomendamos que lo limpie con agua caliente y jabón no agresivo.

Vía: Leroy Merlin