miércoles, 31 de mayo de 2017

Una vivienda de 72 m² hecha a medida


Bajo el cielo de Madrid, en el castizo y vibrante barrio de La Latina se sitúa la vivienda-portfolio del estudio PUCALPA. Teresa Solar y Carlos Fernández Pello disfrutan de su casa a medida y forman, junto con Rocío Ballesteros este equipo interdisciplinar que nos muestra cómo la arquitectura, la historia y el arte pertenecen al mismo medio, y juntos dan lugar a proyectos integrales. Estos 72 m² son la prueba de que la atención, la técnica y la sensibilidad de este estudio les llevará lejos.


Doméstico sobre blanco

La casa, como puede apreciarse, es un escaparate del savoir faire de estos jóvenes diseñadores. Después de realizar la reforma integral del apartamento, continúan con el proyecto de interiorismo, porque uno concibe un espacio, y automáticamente se lo imagina amueblado, vivido. La casa, piso tradicional de 1910, presentaba un esquema de difícil distribución y circulaciones angostas. El proyecto contempla la eliminación de tabiques y apertura de huecos para hacer llegar la luz en profundidad y adaptar el trazado a una versión más cómoda y flexible. El espacio se envuelve de blanco en paredes y techos, como si de un lienzo se tratara, donde exhibir las piezas de arte y mobiliario. Formas y colores bailan en los interiores creando escenas muy personales y cuidadas.

Espacio total

La estancia principal de la casa presume de luz y amplitud. La tarima de pino ruso cubre toda la superficie del suelo dotando al espacio de aires domésticos y cálidos, al tiempo que unifica el trazado. El salón comedor disfruta de las dos amplias ventanas que dan a la fachada principal y ambos extremos de la estancia combinan materiales y colores en un variado catálogo de piezas de mobiliario, diseñado casi en su totalidad por el propio estudio. Las piezas se eligen cuidadosamente, reduciendo el listado a lo estrictamente esencial, sin renunciar a la originalidad y riqueza de las composiciones.

Condimento con arte

Dos grandes aperturas comunican el espacio principal con la cocina y la entrada. La decisión de ampliar estos huecos consigue ligar las estancias y aumentar considerablemente la escala del espacio. Esto, junto con la eliminación de los falsos techos y consiguiente aumento de la altura interior hace que la casa adquiera un grado señorial antes inexistente. La cocina es un espacio luminoso, de diseño escrupuloso, y líneas sencillas. El suelo de baldosa marca el límite del umbral del salón y contrasta con el blanco del mobiliario de cocina. La encimera y envolvente blanca hacen que se perciba de forma nítida el juego de detalles de madera y elementos decorativos. El alicatado en tono gris perla suaviza la transición cromática de abajo a arriba.

Luz e historia

Todos los rincones de la casa rebosan luz y holgura. Del estado original de la vivienda se recuperan las puertas y ventanas, de un bonito alzado de cuarterones de madera y vidrio, que aportan cierto tono clásico a los espacios. Cada estancia se concibe de manera exclusiva, eligiendo cuidadosamente las piezas de mobiliario, como estos apliques de pared rescatados de una vieja gasolinera. Acabados modernos y diseño actual, con retoques de principio de siglo.

Sencillo y original

Y en el dormitorio, austeridad (que no simpleza). Mobiliario de madera y sábanas blancas son casi los únicos ingredientes para que una estancia dedicada al descanso simplemente funcione. Si además recibe luz de tres puntos, y está orientada a un silencioso patio interior, la atmósfera de sosiego está asegurada. Un dormitorio humilde, pero salpicado de arte. No hace falta nada más.

Escala de blancos

El cuarto de baño se concibe con el mismo cuidado y calidad de diseño que cualquier otra estancia. Las ventanas de madera son recuperadas del estado original de la casa, y la pieza de soporte del lavabo, diseño a medida, supone un contrapunto estilístico. Lo nuevo y lo histórico comparten estancia en un ambiente claro y despejado. El alicatado blanco se eleva hasta la altura de los apliques, también de diseño, y toda la estancia exhala frescor y pulcritud. Una última lección de sencillez y atrevimiento.

Para más información visiten: Pucalpa 
Vía: habitissimo