miércoles, 3 de mayo de 2017

Un apartamento con estilo nórdico y toques industriales

Que la madera y el blanco funcionan muy bien, ahora bien, si nos atrevemos a mezclar una base de estilo nórdico con cierto aire industrial, podemos tener resultados tan espectaculares como los que podemos ver en esta vivienda. Una casa que inspira en cada uno de sus detalles.
Nos encanta este proyecto de Shoko Design, un estudio polaco del que ya hemos hablado en varias ocasiones. En él encontramos materiales nobles como la madera, pero mezclados con otros menos convencionales como los tableros de OSB o cemento. Detalles decorativos que nos recuerdan al estilo industrial y colores azulados para completar el conjunto.
Salón integrado con estilo nórdico
El concepto de la vivienda nos gusta, y mucho. Un espacio abierto en el que se integran salón, comedor y cocina. Ahora bien, completamente diferenciados y bien definidos. Por un lado, tenemos un salón con vistas. Grandes ventanales a los que no se resta ni un ápice de luz; y es que como podemos observar, aquí cortinas no hay.
El primer contraste con ese suelo de madera natural lo encontramos en la gran pared de cemento. La pared principal de la estancia. Eso sí, con un cemento suave, nada agresivo, más bien blanquecino, para no restar ni un ápice de luz natural a la estancia. La madera es claramente propia del estilo nórdico.

Comedor cocina con estilo nórdico industrial

La zona del comedor, aunque está integrada, cuenta con una clara división visual gracias a, en primer lugar, la alfombra en tonos tierra y blanco. Además, también llama la atención el material usado. Deja a un lado la madera para introducir una mesa tipo picnic con tableros OSB. Al conjunto se añaden sillas diferentes, blancas y azules, algo que combina con el resto de la estancia.

La cocina juega un papel importante en este ambiente. Separada del resto por una barra con cierto aire industrial y madera como principal protagonista. Las luces encima de la barra usan una instalación vista. El color, en el interior de la cocina, es un poco más arriesgado, quizá para separar aún más esta parte. La pared en pizarra, oscura y mobiliario en gris, combinan sin problema con la madera del suelo y la gran barra.

Hay que destacar el trabajo de la iluminación artificial. Lámparas con un aire industrial más que evidente en el que el hierro está presente.
La zona de transición entre la parte privada y la parte más pública de la vivienda es ligera en su composición. Se sigue usando la madera en el suelo, sin transición a otro material. No obstante, las paredes se dejan en blanco, con alguna ilustración a modo de vinilo. No obstante, se incluyen detalles en madera panelando ciertas zonas de las mismas, algo que da una continuidad y calidez evidente.

Madera presente hasta en el baño

Un baño principal grande y bien aprovechado en el que además de la madera y el blanco ha incluido mosaicos en el suelo. Hay que destacar que, en la zona del inodoro, se panela la pared con madera, incorporando armarios ocultos tras este material. El blanco en el resto de paredes hace que la sensación de amplitud no disminuya.

Finalmente tenemos un bonito dormitorio doble en el que destacan tanto el gran armario en blanco como la pared principal en la que se apoya el cabezal de la cama. Una pared que ha decidido hacer gala de originalidad, con un panel de madera a modo de gresite.

Para más información visiten: Shoko Design