jueves, 25 de mayo de 2017

Sumideros

Un sumidero es la solución que sirve para evacuar el agua de cualquier superficie expuesta a agua de lluvia o residual (terraza, piscina, plato de ducha de obra, spa…). Es muy parecido a una válvula, sólo que el sumidero es capaz de asimilar más caudal de agua y se utiliza, sobre todo, en exteriores.
Está compuesto por una rejilla de PVC o acero inoxidable, un sifón (o no), un tubo extensible y un cuerpo con salida vertical u horizontal.
Las claves

Escoja su sumidero en función de su capacidad de desagüe. Los hay de 40 mm (para duchas de obra y spas) y de a partir de 50 mm (para piscinas y terrazas).

Los sumideros son regulables en altura gracias al tubo cilíndrico que puede recortarse con un cúter.
Puede encontrar sumideros con o sin sifón. Decántese por los sifónicos en caso de que no haya otro sifón ya instalado y si necesita disipar malos olores.

Tipos de sumideros

Existen dos tipos de sumideros:

- Sumidero sifónico: incorpora un sifón.

- Sumidero simple: no incorpora sifón.

Optaremos por un sumidero sifónico en el caso de platos de ducha de obra o spas en cuyo espacio (el baño) no haya instalado ya un sifón. En el caso contrario, instalaremos un sifón individual.

En terrazas expuestas a la intemperie no es necesario instalar un sumidero sifónico, ya que su función es la de evitar el paso de los malos olores procedentes de las tuberías, pero al estar al aire libre, normalmente estos olores se disipan solos.

Todos los tipos de sumideros los podrá encontrar en su versión horizontal y vertical, que deberá de escoger en función de las necesidades del desagüe de su instalación.

¿Qué diámetro necesito?

Puede encontrar sumideros de 40, 50, 75, 90, 110, 125 mm de diámetro de salida, por donde pasa el agua hacia las tuberías. Escoja el diámetro en función del caudal de agua que vaya a asumir:

- Para platos de ducha de obra y spas: basta con un sumidero con salida de 40 mm de diámetro.

- Para piscinas y terrazas: escoja un sumidero con diámetro de salida de a partir de 50 mm.

Adapte su sumidero a la altura que necesite

Los sumideros, además, son regulables en altura. Esto se consigue gracias al tubo cilíndrico extensible que lo compone. Los hay de distintos diámetros: 50, 75 y 110 mm pero todos son recortables con la ayuda de un cúter.

Esto le servirá para nivelar al máximo el sumidero con la superficie y para lograr ajustarse a la medida que le exige la instalación.

Instalación sencilla

Los sumideros son soluciones que pueden ser instaladas por cualquiera ya que su instalación es sencilla.

Para ello necesitará dos materiales básicos:

- Cola: la salida de los sumideros se conectan a la red de tuberías con cola.

- Tela impermeabilizante: ubicada bajo la superficie, es muy recomendable ubicarla en instalaciones de plato de ducha de obra o terrazas ubicadas en plantas superiores, ya que, con el tiempo, el agua puede llegar a filtrarse en el material empleado para la construcción de las superficies (cerámica, gres…) y la tela opera de parapeto, evitando filtraciones. 

Sumideros con requisitos específicos

- Antivandálicos: con tornillos de seguridad y un sistema de anclaje que impiden su desmontaje. Indicados para instalar en lugares públicos como gimnasios, hoteles, colegios…

- Para suelos con revestimiento vinílico: expresamente diseñados para instalaciones de suelo vinílico como hospitales, spas, vestuarios… con tratamiento antideslizante y una estética cuidada por la que pasan desapercibidos.

- Canaletas rectangulares; sumideros triangulares o rejillas rellenables: para ajustarse mejor a la estética que busca en su plato de ducha. Las rejillas rellenables sirven para mimetizarse con el material del suelo donde van instaladas, ya que pueden rellenarse con el mismo.

Vía: Leroy Merlin