sábado, 27 de mayo de 2017

Stone Designs cambia la fórmula de Coca-Cola.

El siempre imaginativo estudio Stone Designs ha rediseñado las nuevas oficinas de Coca-Cola con un objetivo muy claro: transmitir el carácter de una compañía con más de 130 años de historia y con una personalidad muy marcada. Y lo ha hecho tirando de optimismo -valor consustancial a la marca-. Alegría, frescura, dinamismo es lo que ha inspirado a Cutu Mazuelos y Eva Prego, creadores de Stone Designs, para abordar este proyecto.
Hace unos meses les avanzábamos cómo eran el nuevo comedor y la cafetería de las oficinas centrales de Coca-Cola en Madrid. Ahora, el estudio Stone Designs ha seguido la misma línea al plantear la recepción y zonas comunes de la compañía: espacios abiertos y varias zonas de esparcimiento en las que desconectar y dejar que la creatividad fluya.
Porque en Coca-Cola cada reunión y cada conversación gozan de un carácter especial, que en otras compañías sencillamente no existe. Para ello, se han planteado que las oficinas no sean sólo un espacio de trabajo, sino más bien un entorno de celebración tanto para invitados como para trabajadores.
Para empezar, la nueva sede da la bienvenida con una mesa de comedor en lugar de un mostrador. Una recepción en la que todo el que llega, se puede sentir como un verdadero invitado. En este mismo espacio, se puede disfrutar de una bebida mientras se espera a ser atendido. Todo muy Coca-Cola.
En los espacios que continúan desde la recepción encontramos infinidad de detalles que hacen diferente esta intervención, con un desfile permanente de sorpresas. Como los enormes marcos que se convierten en acogedoras zonas de reunión o una grada que, con un original formato, alberga un surtido de libros que el visitante puede llevarse a casa tras su visita.
Tanto los materiales empleados como la iluminación se han cuidado al máximo. El uso de la madera de roble natural, mezclada con los colores y texturas de los tapizados y los detalles en rojo aplicados sobre todos los elementos metálicos, contribuyen a que todos los valores de la compañía queden plasmados de una forma sutil y subliminal.
Pero también hay referencias directas a la marca Coca-Cola, como las lámparas que coronan la zona de estar de la entrada, creadas a partir de botellas, o las mesas de metal de las zonas de reuniones, inspiradas en la forma de una chapa tras ser abierta.
Los detalles como el logo pintado a mano sobre puertas antiguas, el gran techo de la cafetería con la enseña de la marca o la pared compuesta por cientos de botellas firmadas por los empleados son otros ejemplos de cómo la marca y el branding se integran y juegan su papel en el diseño del interiorismo.
Fotografías de Alberto Monteagudo, cortesía de Stone Designs.

Para más información visiten: Stone Designs
Vía: diarioDESIGN