miércoles, 3 de mayo de 2017

Pintura para fachada

Las fachadas se estropean fácilmente debido a la exposición a la lluvia, al sol, al polvo, a la contaminación y a los microorganismos como el moho. Para dejarla como nueva, puede recurrir a la pintura, pero debe elegir la adecuada en cada caso. Le contamos lo que debe tener en cuenta para elegir pintura de fachadas.

Las claves

- El deterioro de las fachadas no es un problema solo estético, sino que los daños pueden hacer que penetre la humedad.
- El trabajo de pintado varía según se trate de una fachada nueva o dañada. En caso de fachadas nuevas la superficie debe estar limpia y seca; en las antiguas hay que reparar las grietas y desperfectos.
- Las pinturas pueden ser acrílicas (fácil aplicación), de hidropliolite (no necesita imprimación y está indicada incluso para fachadas en mal estado) o de siloxane (repele el agua y es antimoho).

Tipos de pintura para fachadas
Por su composición y prestaciones (duración, resistencia...) distinguimos cuatro tipos de pintura para fachadas.
Acrílica. Dentro de estas podemos encontrar versiones de entre 1 y 3 años de duración, de 5 o de 8, en función de su resistencia a la intemperie. Destacan por su fácil aplicación.
• Hidropliolite. Este tipo de revestimiento a base de resinas acrílicas, ofrece hasta 12 años de duración, gracias a su excelente resistencia a la intemperie y adherencia, de ahí que no necesite una mano previa de imprimación

Apta incluso para exteriores en mal estado (excepto madera y hierro), está indicada sobre todo para fachadas arenosas y situadas en climas secos.
• Siloxane. Ofrecen 15 años de duración y resistencia extrema a la intemperie. Impermeable, repelente al agua y antimoho, está indicada especialmente para climas extremos y muy húmedos. Además es autolimpiable con la lluvia. 

¿Qué tener en cuenta antes de elegir?
Antes de elegir la pintura de la fachada tenemos que tener en cuenta algunos factores:
1- ¿La fachada está en buen o mal estado? Si lo que queremos es reparar una fachada en mal estado no nos vale cualquier pintura sino que debemos elegir un revestimiento de hidropliolite apto para fachadas dañadas.
2- Zona meteorológica. Si la vivienda se encuentra en una zona en la que llueve a menudo debemos fijarnos en la resistencia al agua de la pintura y optar por una impermeable que incluya, además, conservantes antimoho y antiverdín. Si, por el contrario, está ubicada en un lugar seco y soleado es recomendable elegir un revestimiento resistente a los rayos UVA.
3- Nivel de cubrición. A mayor cubrición menos capas hay que aplicar, lo que conlleva un ahorro de tiempo, esfuerzo y dinero.
4- Rendimiento. Este valor mide los m2 que cubre la pintura por litro. (Divida los metros cuadrados que tiene que pintar entre el rendimiento en metros cuadrados por litro que indica el fabricante. Le dará el número de litros que tiene que comprar para su fachada). A mayor rendimiento menos pintura deberemos utilizar.
5- Adherencia. Una excelente adherencia implica no tener que aplicar una capa previa de imprimación, necesaria para evitar que la pintura se agriete.

Calcule la cantidad de pintura

Para calcular los litros de pintura que va a necesitar para pintar su fachada tenemos que saber los m2 de pared a pintar. Para ello multiplicamos el ancho del muro por el alto y le restamos la superficie de puertas y ventanas

Tenga en cuenta también el número de capas que va a aplicar.

Prepare sus fachadas antes de pintar

Antes de pintar una fachada antigua es necesario preparar la superficie. Diagnostique los posibles problemas de la fachada con este consejo para llevar a cabo el tratamiento necesario. De ambos depende que el daño no se vuelva a repetir así como la duración y prestaciones de la nueva pintura.

Vía: Leroy Merlin