domingo, 14 de mayo de 2017

Paneles de fibrocemento que definen el espacio por Perotta Iberto Architetti

Una secuencia de planos de color mostaza a lo largo de una pared longitudinal y un elemento divisorio vertical centran el protagonismo conceptual y funcional de este apartamento, diseñado por el estudio genovés Perotta Iberto Architetti (PIA). La vivienda, que forma parte de la renovación de un antiguo edificio industrial, cuenta con una planta larga y estrecha y una única entrada de luz en uno de sus extremos. Por otra parte, su generosa altura ha permitido crear un volumen de dos niveles para los dormitorios, en el otro, estableciendo de esta manera la zona de día en la zona delantera, con salida directa a la terraza, y la zona de noche, en la parte más resguardada.
El frontal de color mostaza, realizado en paneles de fibrocemento, hace hincapié en la forma rectangular de la casa y en el único espacio interior amplio que tiene. Si cromáticamente mantiene una continuidad en toda su longitud, funcionalmente se transforma en un armario, que define la entrada, una estantería y un banco con almacenamiento, que forman parte de la sala de estar, y en la encimera y el frontal de la cocina. Explican los arquitectos que “el diseño de la pared amarilla sugiere las actividades dentro de la casa. Así, de alguna manera, remarca el único espacio rompiéndolo en sub-espacios conectados a su función”.

También fabricado con tableros de fibrocemento, el segundo de los elementos se encarga de separar los dos dormitorios, situados uno sobre el otro, aunque permite que interactúen con el resto del espacio a diferentes niveles. En la planta baja, la habitación se cierra mediante dos grandes puertas correderas y, en el nivel superior, dos paneles plegables permiten la visión de la sala de estar.
Este elemento se convierte en una “especie de juego”, haciendo que el fondo de la vivienda se presente como una pared ciega o una superficie dinámica. “La partición trata de devolver a la casa el desaparecido frente abierto al exterior y nos hace preguntarnos: ¿son las habitaciones las que miran a la sala de estar o al contrario?”, comentan Valeria Iberto y Alessandro Perotta en la memoria del proyecto.
En resumen, los dos objetos se pueden definir así: la pared es un dispositivo fijo que define los límites en la forma flexible de vivir la casa, la pared gris es un dispositivo dinámico que anima el uso estático tradicional de los espacios internos.

Para más información visiten: Perotta Iberto Architetti