miércoles, 10 de mayo de 2017

Palazzo Grillo: una rehabilitación en Génova bajo una nueva luz.

Italia es top 10 mundial en patrimonio histórico y monumental. Sus ciudades están repletas de mansiones y palazzos que se convierten en un marco muy apetecible para acoger nuevos usos residenciales u hoteleros. En este caso, nos detenemos en el Palazzo Grillo, situado en el casco antiguo de Génova y reconocido como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Una inteligente rehabilitación para convertirlo en hotel que conjuga confort, funcionalidad y respeto por el pasado.
Este edificio evoca el gusto genovés por el arte, la arquitectura y la cultura. Originalmente construido en 1545 por Domenico Grillo, fue diseñado con las características típicas de un edificio de esta época de esplendor de esta gran ciudad portuaria y comercial italiana.
Mantener las características originales que lo convirtieron en símbolo de la aristocracia genovesa del siglo XVI ha sido el objetivo de su transformación como hotel-boutique contemporáneo, con solo 25 habitaciones, por parte del grupo Le Nuvole.

En 2011, comenzó su restauración para devolver al edificio a su antiguo esplendor. El proyecto ha finalizado ahora con la creación de un hotel de lujo que ofrece a sus huéspedes una experiencia confortable y contemporánea, en un edificio único. Conserva sus frescos y detalles arquitectónicos, como la monumental escalera de entrada, de gran valor histórico y artístico.
El Hotel Palazzo Grillo alberga hoy en su interior diseños modernos de marcas internacionales elegidos para un estilo que resulta confortable y atemporal. El mobiliario y el estilo Palazzo Grillo nacen de una intensa colaboración con Joseph Grima, ecléctico arquitecto inglés residente en Génova, quien ha interpretado y reinventado su concepto de hospitalidad: un ambiente refinado pero con un estilo informal y acogedor.
La decoración y ambientes están diseñados para satisfacer las necesidades de un viajero que vive el hotel como una extensión de su espacio de la casa y de su entorno de trabajo. La biblioteca del hotel y las zonas comunes cuentan con la lámpara North diseñada por Arik Levy, cuya pantalla suspendida de una fina estructura de fibra de carbono, a modo de contrapeso, complementa los techos altos y los frescos originales pintados por Bergamasco.
Para los muebles de las zonas comunes han sido elegidos marcas como Vitra, Molteni, Desalto, OpenDesk, y para la iluminación, destaca la presencia de la firma española Vibia. Su espectacular lámpara Wireflow Lineal, diseñada por Arik Levy, recibe a los visitantes en el mostrador de recepción: su silueta supone ya toda una declaración de intenciones, un sofisticado maridaje entre lo nuevo y lo histórico.
Las habitaciones, por su parte, han sido equipadas con una combinación de lámparas Icono de sobremesa, diseñadas por Lievore Altherr Molina, y con la versión de pie y sobremesa de la colección Warm de Ramos & Bassols como iluminación general.
Por su parte, las luces Skan, también diseñadas por Lievore Altherr Molina se han usado para iluminar el comedor del ático; reflejan la elegancia de un espacio redescubierto que ofrece vistas a los campanarios del centro histórico de Génova.
En los dormitorios y sala de desayunos, además, se introducen piezas de artesanía de empresas italianas, que garantizan materiales naturales de calidad, con soluciones únicas y personalizadas.
Un diálogo de épocas y estilos bajo un arquitectura singular que brilla ahora con una nueva luz.
Fotografías, cortesía de Vibia.

Ficha técnica

Mobiliario de Vitra, Molteni, Desalto, Opendesk.
Lámparas de Vibia (modelos Wireflow Lineal, en recepción; modelo North en portada, imagen biblioteca y zona de estar; Icono en escritorios; Skan en comedor del ático y Warm en suites y dormitorios).

Para más información visiten: Hotel Palazzo GrilloSpace Caviar
Vía: diarioDESIGN