domingo, 7 de mayo de 2017

Mamparas de ducha para personas con movilidad reducida.

La característica principal que se exige a una mampara para viviendas con personas de movilidad reducida es que tenga el acceso lo más amplio posible y que el baño esté adaptado para ser seguro, evitar caídas, obstáculos que impidan la facilidad de movimientos...
El espacio de entrada a la ducha debe ser lo suficientemente grande como para que entre una silla de ruedas, una persona con poca movilidad, sin obstáculos, o una persona ayudada por otra.
Asimismo, la disposición de todo el baño debe permitir una movilidad cómoda y ágil, así como garantizar que la luminosidad y la altura de los muebles y los accesorios están accesibles para la persona en cuestión.
ASPECTOS A TENER EN CUENTA AL ELEGIR LA MAMPARA
En la elección de una mampara de ducha que va a ser usada por personas con movilidad reducida el punto más importante es garantizar la comodidad de su acceso. Para ello se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:
1. El espacio de entrada al plato, que está relacionado con el tipo de apertura.
El espacio de acceso al plato es máximo con las puertas de apertura abatibles, ya que al abrirse completamente las puertas hacia fuera no reducen el espacio de acceso. El espacio de paso mínimo que debe quedar entre puertas es de 80-90 cm.
Para poner este tipo de puerta tenga en cuenta que necesitan más espacio libre alrededor: no puede haber obstáculos como bidé, muebles de baño, sanitario… que impida abrir la puerta.
Existen otro tipo de soluciones, en función del tamaño del baño y del plato de ducha. Por ejemplo, si tiene un baño amplio es posible que pueda instalar una mampara de panel fijo y el otro abierto (con apertura corredera, plegable o abatible) lo suficientemente grande como para que pueda acceder una persona con movilidad reducida.
2. La facilidad de apertura de la puerta. Este aspecto está relacionado con el tipo de rodamientos de la puerta (mecanismos que permiten que la puerta se abra en los distintos tipos de mamparas, a excepción de las abatibles que no llevan rodamientos).
Para baños para personas con movilidad reducida se recomiendan las puertas equipadas con rodamientos dobles ya que se abren con suavidad, agilidad y sin trompicones.
Existen otro tipo que son los rodamientos por carril. Son desmontables, hecho que facilita su limpieza, su manejo y no vibra al usarla.
3. Elegir el tipo de puerta entre estos dos:
- De hoja doble: la puerta partida en dos sirve para duchar a una persona desde la parte exterior sin mojarnos y sin que se salga el agua. Si en un momento de la ducha necesitamos cubrir más la zona de ducha se cierran las 2 puertas.
- De hoja simple: es una puerta abatible entera de arriba abajo.
4. Apertura de la puerta: debe elegir el lugar donde quiere poner la manilla de la mampara (si a la izquierda o a la derecha). Ése será el sentido de apertura de la misma.
5. El tipo de cristal. Un tercer aspecto también importante que no debe olvidar es la resistencia del vidrio a los posibles golpes, que está relacionado con el grosor del vidrio. A mayor grosor, mayor seguridad y resistencia del vidrio. El vidrio templado de seguridad es la mejor opción por ser más resistentes y porque en caso de rotura se rompe en añicos (en piezas muy pequeñas con los cantos redondeados), evitando así las partes afiladas y cortantes.
6. Ancho de la puerta:
- 80 cm: para los baños que no cuentan con más espacio en el resto del cuarto de baño.
- 90 cm: medida intermedia.
- 100 cm: cuanto más ancha, mayor facilidad de paso, pero también debe haber mayor espacio en el exterior de la ducha.
ACCESORIOS Y OTROS ELEMENTOS A TENER EN CUENTA
- El suelo del plato de ducha tiene que ser antideslizante.
- Lo más favorable es que se tenga plato de obra o plato extraplano, estos son los platos que tienen un grosor de 3 cm, por ser los más accesibles y no tener escalón.

- En caso de no poder cambiar el plato, se recomienda poner una rampa de acceso y una tarima antideslizante dentro del plato para evitar el desnivel dentro del plato.
- El suelo de la ducha debe estar, en la medida de lo posible, enrasado con respecto al suelo del resto del baño. Para ello, hay que evitar la perfilería inferior para dejar completamente libre el paso a la persona. Si la instalación está hecha correctamente, la propia inclinación de la base del plato permitirá desaguar bien, sin que se produzcan encharcamientos ni que el agua rebose hacia el suelo del cuarto de baño.
- Las medidas de espacio disponible que se aconseja tener en la zona de alrededor de la ducha son de 90 cm de ancho x 120 cm de fondo o más amplio para facilitar las maniobras en caso de que se necesite una silla de ruedas. Dentro de la ducha debe respetarse un espacio libre de giro de 150 cm de diámetro.
- Barra de entrada a la bañera, asas para agarrarse al entrar y salir de la ducha y asientos adaptables para el momento de la ducha, son algunos de los accesorios que garantizarán la seguridad en el baño. Se aconseja que su instalación sea atornillada, para una mayor seguridad.
- Lo más aconsejable es elegir un cristal de mampara con tratamiento antical para que sea más sencilla su limpieza. Consiste en un tratamiento químico sobre la superficie del cristal que hace que el agua resbale. Además, este tipo de tratamiento alarga la vida útil de la mampara.

Vía: Leroy Merlin