sábado, 27 de mayo de 2017

La austera elegancia del roble y el mármol por Jorge Bibiloni Studio

Son Vida es una exclusiva zona residencial situada en las colinas al oeste de Palma de Mallorca, a sólo diez minutos de la catedral y del centro de la ciudad. Este lujoso enclave de la isla mallorquina fue inaugurada, en 1957, por el bodeguero mallorquín José Luis Ferrer Ramonell y el estadonunidense Stephen A. Kusak, y es conocido por sus mansiones rodeadas de grandes jardines, exuberante vegetación natural, campos de golf y vistas a la Bahía de Palma.
Es aquí donde se levanta la Casa SC, una vivienda de obra nueva y 400 m2, proyectada por el arquitecto mallorquín Jorge Bibiloni. Desarrollada en una sola planta de forma rectangular, la vivienda se distingue por sus equilibrados y acogedores interiores que cobran vida bañados por la luz del sol mediterráneo. Exteriormente, está enmarcada por un espacio con piscina donde disfrutar de la buena climatología de la isla balear.
En el interior y siguiendo las indicaciones de su propietario, la cocina semi-abierta se convierte en el centro neurálgico de la casa. En ella, el mobiliario realizado a medida se distribuye a lo largo de sus dos únicas paredes y en paralelo a una gran isla central. La supresión de las paredes laterales crea un eje de circulación a su alrededor, mientras se disfruta de vistas al exterior. A continuación de la cocina, se encuentran el resto de espacios de la zona pública: la sala de estar y el comedor. La otra mitad de la casa acoge la zona privada con dos dormitorios dobles con baños incorporados y un gran dormitorio principal dispuesto en suite.
Por otro lado y en el deseo del estudio de prestar la máxima atención a los detalles y crear algo único que responda a las necesidades de sus clientes, el mobiliario de la cocina, de los baños, las puertas, armarios… se han diseñado a medida para la vivienda. Además, se ha buscado que todos los elementos se integraran de forma natural para crear una atmósfera esencial, que ve multiplicada su belleza gracias a la luz natural que baña y da vida a los interiores. A pesar de la austeridad del espacio, los materiales nobles utilizados, principalmente la madera de roble y el mármol de Carrara, crean una atmósfera elegante y acogedora que se transporta por toda la casa, que encuentra su contraste en el color blanco de paredes y techos, y en el azul del cielo mediterráneo que se disfruta desde todas las estancias.

Para más información visiten: Jorge Bibiloni Studio