jueves, 4 de mayo de 2017

Este es el pueblo que Airbnb ha transformado...¡para bien!

En medio de la polémica sobre el alquiler vacacional, el alcalde de un pueblo de Italia decide aliarse con Airbnb para recuperar su casi abandonado pueblo. Se trata de Civita di Bagnoregio, un pueblo de construcción medieval que cuenta con tan sólo 10 habitantes, pero que está poco a poco experimentando un proceso de revitalizan apostando por un turismo de calidad y sostenible. Así, el alcalde decidió poner en manos de la plataforma uno de sus edificios públicos (es el primero que lo hace) y ellos se encargaron de contactar con un equipo de diseñadores que restauraron la casa y de ponerlo a disposición de los viajeros que quieran pasar una noche allí.
Una interesante iniciativa con un resultado inmejorable, valoren ustedes mismos...
Proyecto de: DWA Design Studio
Fotografía: Piotr Niepsuj
Conservar y renovar
Aunque el edificio se encontraba en condiciones ruinosas, la arquitectura original era de gran calidad y por su valor histórico y emocional merecía ser conservada. El proyecto de rehabilitación se centró en dar un aspecto contemporáneo al interior, acorde al nuevo uso del edificio, pero combinándolo con los acabados vistos originales que mostraban el alma rústica y medieval del pueblo.
Mobiliario para todos

El equipo de interioristas DWA Design Studio realizó una cuidada selección de mobiliario, piezas únicas y multifuncionales que pueden adaptarse a los inquilinos que vayan acomodándose en el edificio. Se escogen materiales nobles como la madera, pero con aspecto diferente al que se encontraba originalmente en la casa, con tonos claros y delicadamente pulida, de forma que se diferencian claramente las sofisticadas piezas nuevas de aquellas antiguas y rústicas. Además del los interioristas la comisaria de arte Federica Sala y numerosos artistas han participado en la reconstrucción de la casa.
Apostar por el color
Sobre el lienzo en tonos naturales, tierra, rojizos, amarillos apagados, aparecen vibrantes colores que enfatizan una vez más, la presencia y sofisticación de la nueva reforma: azules de diferentes tonalidades, verdes intensos, rojos y amarillos. Esta reforma no tiene miedo al color, en coherencia con el nuevo uso que quiere tener, ser un lugar de bienvenida al lugar para artistas y viajeros, que puedan llenar de creatividad las calles deshabitadas del pueblo.
Mezclas con acierto
Mobiliario reciclado con piezas exclusivas, acabados desgastados con pintura blanca inmaculada, rústico con sofisticado... en este espacio no se ha renunciado a nada, con una clara intencionalidad de reflejar el espíritu de bienvenida del proyecto, que quiere convertirse en punto de partida para la revitalización de todo el pueblo. Así, en Civita di Bagnoregio, todos son bienvenidos a disfrutar de su ambiente decadente, pero con mucho encanto. Los ingresos generados a través de la plataforma se destinarán a la reconstrucción del pueblo y regeneración urbana.
Espacios con mucha alma
La belleza original de las habitaciones imprime un aire de serenidad que invita a disfrutar de una estancia tranquila. La piedra de los muros y los grandes espacios arqueados hablan de la historia de una construcción fuerte, que ha sobrevivido a los años y a un terremoto, que no olvida su pasado, pero que mira con entusiasmo al futuro.
En el riesgo está la gloria
Intervenir en el patrimonio siempre es una labor complicada, es importante conservar el alma y la historia de la construcción, pero si ésta no se adapta y renueva irá muriendo poco a poco, por eso imprimir valores contemporáneos y dosis de riesgo, resulta necesario. En este caso, el interiorismo juega ese papel rompedor con piezas como esta cortina de estampado psicoldélico que cierra uno de los huecos arqueados, diseñada para la ocasión Francesco Simeti que se inspira en el paisaje del lugar y en la herencia renacentista italiana.
Madera vieja y nueva
La intención del proyecto es promover la herencia cultual que suponen estos municipios olvidados, para mantener su cultura y atraer de nuevo su tradición artesanal con nuevos iniciativas artísticas y culturales. Este es el primero de los municipios que ha experimentado este proceso, pero se plantea extenderlo por otros lugares similares de Italia.
Descanso en altura
Para terminar el recorrido, llegamos a uno de los dormitorios de la casa, con una decoración sencilla, pero que no pasa desapercibida, el mobiliario se recude prácticamente a una gran cama, la pared se pinta en un vibrante naranja para recrear un cabecero, unas tradicionales cortinas aseguran la intimidad nocturna y la iluminación imprime un toque industrial con el cableado visto.
Encanto original

Situada en una colina, esta aldea del siglo XXII se emplaza entre los cauces de dos ríos y solo es accesible a través de un puente elevado 70 metros de altura, lo que la mantiene aislada, y dificulta el acceso, pero evita el turismo masivo y ayuda a conservar su encanto. Sin duda un lugar único.

Para más información visiten: DWA Design StudioAirbnb
Vía: habitissimo