miércoles, 10 de mayo de 2017

Conjuntos de ducha

Los conjuntos de ducha son una opción muy útil para disfrutar de una placentera ducha diaria sin realizar grandes obras en el baño. Se instalan en la pared de forma sencilla y aportan a su baño un extra de comodidad.
Tres aspectos a tener en cuenta para elegir bien
Cuando vaya a adquirir un conjunto de ducha tendrá que fijarse en 3 aspectos:
1. Si lo quiere con o sin grifo
Existen dos modalidades de conjuntos de ducha. Los que incluyen grifo y los que no. Si necesita o quiere renovar su antiguo grifo, escoja la opción de conjunto de ducha con grifo.
Si está satisfecho con el actual, decántese por un conjunto de ducha sin grifo. En este caso, deberá instalar en la pared el conjunto de ducha y conectarlo al grifo ya existente mediante un flexo que viene incluido en el pack.
2. Grifería monomando o termostática
Si se decide por un conjunto de ducha con grifo, tiene dos opciones:
- Grifo monomando: sistema que regula la temperatura del agua y su intensidad con el movimiento de la maneta única. Consumen hasta un 60% menos de agua si se les instala un aireador, que mezcla el agua con el aire pero mantienen la sensación de caudal.
- Grifo termostático: la principal característica de estos grifos es que puede seleccionar la temperatura deseada de forma predeterminada. Ayudan a ahorrar agua ya que no tiene que derrocharla mientras espera a que el agua salga caliente y consumen un 50% menos puesto que cuentan con reductores de caudal. Por lo general, incluyen un mecanismo de seguridad que bloquea la salida del agua a 38°C.
3. Si lo instala en bañera o en ducha
Es importante tener en cuenta este detalle puesto que los modelos varían en función de la altura de la barra.
- Para bañera: la longitud de la barra tiene que ser mayor pues el grifo se sitúa a una altura inferior (70 cm). Cuando van con grifo, este tiene caño para llenado de la bañera. Estos conjuntos también podrían instalarse en ducha siempre que la altura del rociador sea regulable
- Para ducha: la longitud de la barra del conjunto de ducha suele ser menor, por estar el grifo más alto. Estos modelos no tienen, por lo tanto, caño de llenado para la bañera.
Escoja el rociador que más se adapte a sus necesidades
El rociador es una de las partes importantes del conjunto de ducha ya que según su tamaño y efectos, conseguirá que su ducha se adapte más a sus gustos.
Elija para su rociador un tamaño mayor para que la experiencia de baño sea más envolvente y relajante y más pequeño si le gusta que la sensación sea más vigorosa e intensa.
Hay rociadores que incluyen varias funciones para que la experiencia sea adaptable a la persona que los usa.
Además, los puede encontrar con los siguientes extras:
- Efecto lluvia: el rociador mezcla agua y aire que cae como delicadas gotas, más relajante, propio de cualquier spa.
- Orientable: muy útil para acomodar la caída del agua en la dirección que mejor se adapte a nuestros deseos, sobre todo, si la ducha es usada por más de una persona.

Extras de los conjuntos de ducha

- Sistema antical: tanto para el rociador como para la alcachofa busca que esté equipado con sistema antical que facilita la limpieza pues no permite que la cal se fije a las piezas. El mecanismo le durará más.

- Jabonera: hay modelos que incorporan en la barra una repisa portaobjetos en la que dejar esponjas y jabones.

Estilos para todos los gustos

Cada baño tiene su estilo propio. Independientemente de las comodidades que le ofrezca su conjunto de ducha, puede encontrarlos de diferentes estilos que combinen con el ambiente de su baño.

Los hay de líneas tradicionales redondeadas o más modernas angulares, cuadrados o rectangulares.

Vía: Leroy Merlin