viernes, 5 de mayo de 2017

Cómo elegir muebles de baño auxiliares

Los muebles de baño auxiliares son una solución práctica y decorativa con la que mantener sus objetos de aseo (toallas, productos de belleza, aparatos eléctricos…) perfectamente ordenados y accesibles en todo momento.
Existen diferentes tipos (cajoneras, columnas…), en medidas variadas y con más o menos complementos (baldas, cajones...), para que pueda adaptar el mueble al espacio de su baño y sus necesidades de almacenaje.
Un tipo de mueble para cada necesidad
Debe tener en cuenta el fondo del mueble y comprobar que vaya a encajar bien en el espacio donde va a ubicarse. Asimismo, si el mueble tiene puerta revise su tipo de apertura (hacia la izquierda o la derecha) para escoger el que se adapte a la distribución de su espacio.
En líneas generales, si necesita mucho espacio de almacenaje, escoja una columna (de suelo, de patas o de colgar); si necesita menos espacio de almacenaje, decántese por una media columna.
Además, para economizar espacio le recomendamos que se decante por muebles de colgar, que se fijan a la pared y no ocupan hueco en el suelo. De esta manera amplía visualmente su baño.
Cajonera
Este mobiliario es idóneo para todo tipo de baños. De uno o varios cajones, las encuentra con dos posibilidades de instalación:
- Con patas y ruedas: para sobreponer sobre el suelo en cualquier rincón.
- Suspendidas: para fijar a la pared con los materiales de anclaje incluidos. Normalmente se integran con el mueble.
Columnas
Las columnas se dividen en dos tipos según su instalación y tamaño:
- Columnas: pueden tener la estructura del mueble a ras de suelo; puede tener patas (que facilitan la limpieza debajo de la columna); o ir colgadas (fijadas en la pared).
Por su tamaño (desde 150 hasta 200 cm de altura) es la opción de almacenaje más amplia integrada en un solo mueble. Las hay de una y dos puertas; con o sin cajones; con o sin baldas o con una combinación de ambas posibilidades.
Incluso hay modelos que integran una puerta abatible que esconde el hueco suficiente donde colocar un cesto de la ropa sucia.
Las columnas colgadas pueden ser de tamaños entre 40 y 200 cm y están indicadas para baños de dimensiones pequeñas.
- Medias columnas: van al suelo y las encuentra de diferentes tamaños, desde 40 hasta 110 cm de altura.
Las hay de tres tipos:
- De puertas y baldas interiores.
- Con cajones.
- De puertas, con baldas y cajones.
Hay disponibilidad de medias columnas (de un solo cajón) modulables y apilables, para que crea la estructura de forma personalizada.

Módulo de colgar

Los muebles de colgar son los recomendados para baños estrechos, ya que suponen una opción de almacenaje capaz de aprovechar los huecos libres de las paredes (sobre el inodoro, el bidé, el lavabo…).

Cuentan con fondos y anchos reducidos (desde 20 cm aproximadamente) a propósito para baños estrechos y objetos de higiene de tamaño pequeño (cosméticos, jabones…).

Existen con una o dos puertas; con baldas; con cajones o con la combinación de ambos. También hay modelos que incluyen espejo en su puerta.

Estantes

Se trata de cajones con el frente abierto. Son una opción práctica de almacenaje y resultan muy decorativas, ya que desde el baño se puede ver lo que hay colocado. Existen de diferentes formatos y tamaños, con esquinas rectas o redondeadas.

Resultan idóneas para cualquier baño ya que ofrecen infinidad de posibilidades.

Mayor confort en su baño

Para lograr una mayor comodidad, es recomendable escoger muebles de baño que hacen más fácil el día a día. Lo logrará con aquellos que incorporen estas prestaciones:

- Cajones de apertura total: permiten un acceso más fácil y cómodo a su interior y una mayor amplitud.
- Cierre suave y silencioso para puertas: frena el cerrado evitando golpes y ruidos.
- Materiales resistentes a la alta humedad: ofrecen mayor durabilidad del mueble.
- Puertas de apertura derecha o apertura izquierda: escoja la adecuada a sus necesidades.

Todos los estilos

Los chapados en madera aportan un aspecto natural, haciéndolos muy decorativos.

Los de madera maciza ofrecen un contacto con la naturaleza en su baño.

Los de melamina y MDF, por su variedad de colores y diseños, se ajustan a cualquier estilo.

Los lacados dan sensación de amplitud y modernidad. Los hay con acabado en alto brillo, que dan luminosidad, y los de acabado satinado.

¿Son fáciles de colocar?

Los muebles de baño auxiliares llevan un kit de anclaje que incluye las piezas necesarias para su instalación (anclaje a la pared, patas…) que aseguran su fijación y proporcionan mayor seguridad frente accidentes (caídas).

¿Cómo limpiar cada tipo de mueble?

Los muebles de madera maciza se deben limpiar con un paño o esponja humedecida en agua tibia y secar con una gamuza limpia.

Los lacados pueden limpiarse con un trapo suave humedecido con agua y jabón neutro. Y posteriormente secándolo.

Por último, para los muebles compuestos por aglomerado, melamina y MDF, las mejores gamuzas son las de celulosa, humedecidas con agua y jabón neutro. Después se recomienda secarlos con un paño limpio de arriba abajo y de derecha a izquierda.

Vía: Leroy Merlin