martes, 9 de mayo de 2017

¿Cómo convertir un suelo resbaladizo en antideslizante?

Ya sabemos que hoy en día hay mucha variedad de suelos donde puede encontrarse con la dificultad de que sea resbaladizo. Seguro que en casa tiene algún suelo en el que pise con más atención, ya sea un patio porque ha llovido, o un baño cuando se ducha, o simplemente el de la cocina. El primer paso es identificar el problema, para ello le voy a recomendar varias soluciones para convertir un suelo resbaladizo en antideslizante.
1. Líquido antideslizante
Si tiene baldosas como, por ejemplo, en el baño, existe un líquido antideslizante muy fácil de aplicar. Simplemente tiene que tener la superficie limpia y seca, aplicar el producto mediante el dosificador y esperar varios minutos hasta conseguir el efecto deseado. Una vez terminado el proceso se le aplica agua para su limpieza.
2. Barniz de micro-granos sintéticos
Otra opción que puede tener en cuenta, si se trata de un suelo en el exterior, es aplicar un barniz que tiene unos micro-granos sintéticos que hacen que el pavimento sea antideslizante. Es ideal para suelos de cemento, hormigón, baldosas, piedra… por lo que se puede usar en interior y exterior. La aplicación se realiza mediante un pincel o una brocha, con el suelo totalmente limpio y seco, y se debe dejar reposar mínimo 12 horas.
3. Espray antideslizante
Por otro lado, tenemos un espray antideslizante. Es una pintura transparente que se puede aplicar en casi cualquier superficie, y es muy cómodo de usar: simplemente se agita el producto durante 2 minutos, se aplica en la zona que queremos a una distancia de 20 a 30 cm y debe esperar alrededor de 1 hora hasta conseguir el efecto deseado.
4. Cinta antideslizante
Las cintas antideslizantes son casi las más conocidas para hacer que un suelo sea antideslizante. En el mercado hay mucha variedad, normalmente es de color negro, aunque existen incluso fotoluminiscentes, que se ven en la oscuridad. Simplemente es una cinta que tiene por un lado adhesivo y, por el otro lado, es una especie de lija, se limpia muy bien la zona y se adhiere con el adhesivo. Es ideal para escaleras y rampas.

Vía: Leroy Merlin