viernes, 5 de mayo de 2017

Casetas de jardín, gane espacio en su casa

Con la llegada de la primavera los espacios exteriores vuelven a cobrar vida. Los jardines se convierten en un lugar de reunión: se organizan barbacoas, juegos con los mas pequeños… El buen tiempo hace que los exprimamos al máximo, convirtiéndolos en una habitación mas de nuestro hogar con sus respectivos muebles, accesorios y herramientas para su cuidado.
Las casetas de jardín se convierten en una estupenda alternativa para ganar espacio de almacenaje y mantener el orden. También pueden convertirse en espacio de juegos para los más pequeños, taller o rincón de lectura. Fabricadas en madera, metal o resina, las casetas de jardín son ante todo, funcionales.
Son muchas las actividades que podemos realizar durante el verano en el jardín y como tal muchos los accesorios, herramientas y fitosanitarios que acumulamos. Cuando se tiene un jardín amplio, las casetas de jardín se convierten en un recurso funcional con el que ampliar nuestro hogar y/o ganar espacio de almacenaje.
Usos y funciones de las casetas de jardín
Las casetas de jardín pueden resultarnos útiles para recoger muebles, tumbonas, hinchables y flotadores fuera de temporada. También resultan útiles para almacenar la maquinaria, la herramienta y los productos de jardinería que acumulamos. Además, las de mayor tamaño pueden convertirse en habitación de invitados, casa de juegos o garaje para motos y bicicletas.
Las casetas de exterior pueden cumplir diferentes funciones que podemos dividir en tres grupos:
Almacenamiento de muebles, maquinaria de jardín, herramientas, accesorios para la piscina
Garaje. Para proteger vehículos a motor o bicicletas.
Habitación extra. Pudiendo crear un espacio de juegos para los niños, un cuarto de invitados, un taller de bricolaje…
Determinar el uso que se le va a dar es muy importante para tomar una buena elección a la hora de la compra. Saber que va a guardar en la caseta, no dejando atrás nada, le ayudará a determinar las dimensiones prácticas de la misma y a escoger entre diferentes materiales y características.

Materiales de construcción

Las casetas de jardín pueden ser de metal, madera, resina o composite. Las de metal son ligeras, resistentes a golpes y corrosión; las de madera mas pesadas pero estéticas; las de resina, de fácil montaje y con un nulo mantenimiento. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, nos resultará mas apropiado uno y otro material.

Madera

Las casetas de madera son visualmente más atractivas pero también las más pesadas y las que requieren, habitualmente, un mayor montaje. Podemos encontrar tanto casetas de madera sin tratar, como casetas de madera tratada. Las primeras son mas económicas; sin embargo, para protegerlas de la humedad, será necesario tratarlas con barniz o lasur antes o después del montaje. Son las favoritas para crear habitaciones de invitados, zonas de trabajo…

Metal galvanizado

Las casetas de metal galvanizado son ligeras y resistentes, tanto a los golpes como a la corrosión; si bien no están del todo indicadas para zonas con aire salino. A su favor tienen también su escaso mantenimiento; se limpian cómodamente con manguera. El acero galvanizado con acabado color plata posee una estética contemporánea y moderna, por lo que son habituales en construcciones modernas. Son además las favoritas para guardar motocicletas, bicis y herramientas de jardín.

Resina

La facilidad de instalación y nulo mantenimiento de las casetas de resina, las convierten en una gran alternativa. Son resistentes al aire salino, a la incidencia de los rayos UV del sol y a la condensación; por lo que no hay límites en cuanto a su instalación. La mayoría incluyen el suelo, por lo que no tendrá que hacer obra para instalarla. Suelen utilizarse para guardar herramienta y útiles de jardín.

Otras características

Desde casetas con superficies de un par de metros hasta casetas de más de 10 metros cuadrados de superficie. Las opciones del mercado son amplísimas y son varios los factores que debemos tener en cuenta para acertar con nuestra crompra. Hemos hablado de las dimensiones y del material; pero también será necesario fijarse en otros detalles del diseño como qué tipo de puerta tiene o que tipo de accesorios pueden adaptarse al diseño.

Dependiendo del tamaño de los objetos que vayamos a guardar en la caseta, será preferible que tenga una o dos puertas y que estas sean correderas o abatibles. También puede ser importante que la caseta tenga alguna ventana si queremos utilizarla como habitación de invitados, taller u oficina. Si vamos a utilizarla como espacio de almacenamiento, por contra, las ventanas pueden molestar y será preferible que posean pequeñas ventanillas de ventilación.

Además de puertas y ventanas, puede ser interesante que las casetas incluyan otros accesorios. Algunos modelos incorporan un porche que puede utilizarse a modo de terraza o para guardar la leña. Y hay modelos a los que se pueden adaptar espacios adicionales: un gallinero, un invernadero

Vía: decoora