domingo, 7 de mayo de 2017

Cabinas de hidromasaje

Disfrute de las ventajas de la hidroterapia sin salir de casa. Las cabinas de hidromasaje son un espacio cerrado de ducha equipado con jets (chorros) orientables que proyectan agua a presión a diferentes partes del cuerpo proporcionando un masaje. Las cabinas le ofrecen un baño relajante y le ayudan en la mitigación del dolor y a eliminar toxinas e impurezas gracias a su sistema de hidromasaje y/o baño de vapor. Lo único que necesitamos para su instalación es una toma de agua y un enchufe con toma de tierra.
Las claves

Además del hidromasaje que proporcionan los chorros, algunas cabinas ofrecen también baño de vapor.

Lo primero que debe tener en cuenta en la elección son las medidas de su baño. Después el sistema: solo hidromasaje o que incorpore baño de vapor, y por último las prestaciones adicionales.

El hidromasaje relaja el cuerpo, mitiga el dolor, destensa los músculos y ayuda a eliminar toxinas.
¿Qué son las cabinas?
Las cabinas de hidromasaje son espacios cerrados de ducha que ofrecen un masaje a través de la proyección de agua a presión. Algunos modelos incorporan, además del hidromasaje, baño turco, y otras muchas prestaciones añadidas. . 

Ventajas del hidromasaje
La proyección de agua a presión desde las boquillas situadas en las paredes tiene efectos saludables que le ayudarán a relajarse y a mitigar el dolor:
• Tonifica los músculos.
• Relaja mediante masajes con los chorros de agua en las zonas más conflictivas del cuerpo, como la cervical, lumbar, dorsal o en las plantas de los pies.
• Oxigena e hidrata la piel y mejora su elasticidad. Antiarrugas.
• Reduce la fatiga y el estrés diario.
• Elimina toxinas y grasas. Actúa contra la celulitis.
• Previene la aparición de varices al activar el riego sanguíneo.

¿Qué tener en cuenta para elegir la cabina?
1. El primer paso es asegurarse de que el espacio donde la quiere colocar reúne las características recomendadas por el fabricante. El techo tiene que ser más alto que la altura de la cabina y también hay que disponer de al menos 50 cm de distancia entre las paredes laterales y la cabina para poder hacer la instalación correctamente y poder acceder a los componentes y tubos de la parte posterior.
Las paredes y el suelo del cuarto de baño donde la instale deben estar terminadas, con tomas de agua a la altura y distancia necesarias para unir la cabina con los latiguillos y disponer de una conexión eléctrica cercana, con cables de fase, neutro y tierra de 2,5 mm2. Compruebe que el desagüe está situado a una distancia idónea para el modelo elegido y que no hay que rectificar su trazado.
2. El segundo paso antes de elegir una cabina de hidromasaje es tener en cuenta el tamaño de su baño. Para estancias de hasta 3,5 m2 es aconsejable elegir una cabina cuadrada o de cuarto de círculo, mientras que para baños por encima de los 3,5 m2 podrá optar, además de las dos anteriores, por una cabina rectangular.
3. Una vez elegida la forma, en función del espacio disponible, tenemos que pensar qué sistema buscamos:
• Hidromasaje: Proyección de agua a presión desde las boquillas situadas en las paredes de la cabina. La ubicación de los jets o chorros condicionan el tipo de masaje: cervical, dorsal, lumbar o plantar (en la planta de los pies). También existen jets orientables que podemos orientar hacia un punto concreto.
• Hidromasaje con baño turco: Sistema que genera vapor de agua dentro de la cabina a una temperatura que ronda los 70°C con una alta humedad relativa.
Asimismo, algunas cabinas ofrecen prestaciones adicionales como radio, puerta desmontable que facilita la limpieza, masaje de pies, grifo termostático que mantiene constante la temperatura del agua, bluetooth, asiento o cromoterapia que consiste en la estimulación o relajación del cuerpo a través de los colores.

Consejos de mantenimiento

Consulte al vendedor acerca de los requisitos que debe cumplir su vivienda para instalar cada modelo de cabina y garantizar una buena experiencia de hidromasaje.

Antes de ponerse a instalarla, compruebe con detalle todas las instalaciones de montaje, de fontanería o eléctricas, proporcionadas por el fabricante y si necesita o no ayuda en algún momento de la instalación.

Después de la ducha, limpie las salpicaduras de agua de la mampara con un paño húmedo.

No se olvide de limpiar el vidrio periódicamente con agua, jabón neutro y una bayeta suave. Nunca con estropajos ni productos abrasivos como alcohol, lejía u otros disolventes.

Vía: Leroy Merlin