viernes, 28 de abril de 2017

Un tranquilo y moderno refugio de montaña por FX Studio by Clairoux

La historia de este proyecto comenzó cuando una pareja decidió vender su vivienda en la ciudad para comprarse una casa al norte del lago Archambault, en Saint-Donat, un municipio perteneciente a la provincia de Quebec, cerca de las hermosas montañas Laurentides. El proyecto de interiorismo fue encargado a FX Studio by Clairoux, el estudio de Fréderic Clairoix con el que ya habían trabajado en un proyecto anterior, que transformó una cabaña rústica en un tranquilo y moderno refugio para toda la familia.
Desde el principio, el conocimiento previo entre cliente y diseñador permitió plantear directamente unos interiores contemporáneos, inundados por la luz natural, y trabajar con suaves texturas para crear una atmósfera agradable y serena. Y aunque no se pudo aumentar la superficie habitable porque la casa se levanta en un humedal, sí se integró el porche en el interior. En esta zona, las paredes y el techo de cedro blanco del norte, que son idénticas a las paredes exteriores, hacen de ella un espacio intermedio a caballo entre las actividades al aire libre y la comodidad del hogar. Incluso la chimenea existente en la sala de estar fue reorientada hacia el porche y reemplazada por una chimenea de gas más funcional.
Justo a continuación, la sala de estar, el comedor y la cocina comparten la misma estancia mientras disfrutan de unas maravillosas vistas del lago y del paisaje natural. Para la cocina, distribuida en dos zonas bien delimitadas, el presupuesto hizo que se eligieran encimeras laminadas más económicas sin que supusieran una factor negativo en el diseño. La campana, que se integra en la encimera, permite que la visión del exterior se perciba de forma limpia, sin obstáculos, lo que aumenta aún más la sensación de armonía con la naturaleza.
También el baño forma parte de esa fusión permanente con el paraje natural, situado al lado de una ventana con vistas al pantano, en la parte posterior de la casa. El drenaje lineal y el suelo radiante continuo hacen posible evitar el clásico bordillo de la ducha.
Por otra parte, el cedro blanco del norte -una especie local- fue la base para el color y la elección de los materiales. Explican los arquitectos que “con el tiempo, esta madera desarrolla un tono plateado en el exterior, conservando su color dorado en el interior. Utilizarlo tanto para el revestimiento exterior como para ciertos elementos estructurales, como la escalera, la viga principal y el techo del salón, amplifica la impresión general de armonía”. Además, el suelo cerámico de color blanco refleja la luz del sol, creando “continuidad entre el interior y el entorno natural, la playa en verano y la nieve en invierno.”

Para más información visiten: FX Studio by Clairoux