lunes, 24 de abril de 2017

The One, el nuevo lujo para disfrutar de Barcelona.

Elegancia y lujo. Estas son las credenciales de The One, el nuevo establecimiento de Cinco Estrellas Gran Lujo que H10 Hoteles ha inaugurado en Barcelona. Y lo ha hecho por todo lo alto y en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: en la esquina de las calles Pau Claris y Provença, en la milla de oro del Modernismo, junto al Passeig de Gràcia y La Pedrera. El nuevo hotel se destaca como el buque insignia de la cadena.
Lo firma el diseñador Jaime Beriestain, quien ha dirigido el ambicioso proyecto de arquitectura e interiorismo del hotel. El edificio, que ocupa un clásico chaflán del Eixample barcelonés, ha sufrido una profunda reforma tanto de su estructura como de la fachada que ha sido construida con cobre, piedra y cristal.
El proyecto de interiorismo ha logrado crear un ambiente de lujo exquisito y actual a partir de materiales nobles como los mármoles de Jordania o los suelos de madera noble.
Las amplias plantas de The One Barcelona se organizan a partir de un patio interior central acristalado para poder dotar a todos los pasillos y espacios de luz natural.
En cada una de las 89 habitaciones –de las que 25 son suites- se ha creado un ambiente de serena elegancia, en el que predominan los colores neutros, algunos detalles dorados y donde destacan los lienzos del artista Fernando Prats.
La mayoría del mobiliario fijo ha sido diseñado por Jaime Beriestain, aunque también destaca la presencia de clásico del diseño creados por reconocidos diseñadores como Antonio Citterio, Gastone Rinaldi de Poltrona Frau o Charles y Ray Eames.
Las habitaciones y sus baños exquisitos
Uno de los puntos diferenciales del diseño de las suites es la entrada, que se hace por un hall recibidor. El baño se ha decorado como la zona más nobles de las habitaciones. Según Beriestain “el baño y las zonas de agua tienen especial importancia porque ocupan más del 40% de la superficie de cada habitación; en los hoteles no siempre se da al baño la importancia que merece”. Se ha puesto un especial cuidado con los paneles de madera, las molduras, la iluminación y el pavimento, que ha sido diseñado con un despiece milimétrico. Además, la gran encimera del lavabo está construida con mármol macizo y está dotada con una grifería de oro de 18 quilates.
La elegancia escultórica y discreta de la colección MEM de la compañía alemana Dornbracht, está presente tanto en las duchas y bañeras, tanto de las habitaciones como de las suites.

La terraza
En la última planta del hotel, la zona de ocio Mood es una terraza que ofrece magníficas vistas panorámicas de Barcelona. Durante el día, la azotea cuenta con una piscina, restaurante casual y solarium para los clientes.

El restaurante

En la planta baja, y con acceso directo desde la calle, se ubica el restaurant El Somni capitaneado por el chef  Miguel Muñoz, en un sugerente espacio que alberga también una coctelería.

Para más información visiten: Jaime BeriestainH10 Hotels
Vía: diarioDESIGN