jueves, 27 de abril de 2017

Plafones

Los plafones son una interesante opción lumínica para colocar en los techos del hogar, sobre todo en habitaciones de espacios reducidos. Pueden aportar la misma intensidad de luz que una lámpara de colgar pero ocupan menos espacio, ya que quedan instalados a ras de techo.
Los hay de múltiples diseños, lo que los convierte en aptos para adaptarse al estilo de todas las estancias de la casa.
Las claves

Un plafón puede iluminar con la misma intensidad que una lámpara de colgar. Dependerá de la intensidad lumínica que ofrezcan sus bombillas y el número de las mismas.

Los plafones se colocan a ras del techo y ofrecen mayor sensación de amplitud en la habitación. Son la opción más adecuada para iluminar estancias de tamaño reducido.

Encuentra plafones con posibilidad de incorporar bombillas LED (le supondrán un ahorro en la factura), fluocompactas y halógenas.

¿Por qué decantarse por un plafón como luminaria?
- Ahorra espacio: consigue mayor sensación de amplitud en la habitación sustituyendo una lámpara de colgar por un plafón. En baños es la opción más práctica en cuanto a tamaño.

- Estilos para todos los gustos: encuentra plafones de una gran variedad de formas y diámetros, siendo las cilíndricas y rectangulares las tradicionales. Sus diseños también son muy variados dentro de los ambientes rústico, clásico, moderno e infantil, lo que les hace ser idóneos para cualquier espacio.

Los de tipo lámpara de araña o los que cuentan con incrustaciones de cristal serán los que dotarán sus ambientes de una imagen más sofisticada.

Personalice su plafón

Es posible elegir una base con casquillos para las bombillas y, por otra parte, escoger la chapa o tulipa que adornará esa base.

Encontrará tulipas de cristal con mensajes, ilustraciones o palabras. De esta forma, podrá ir cambiando cuantas veces quiera la pantalla, sin necesidad de cambiar todo el plafón.

¿Qué intensidad de luz ofrece un plafón?

Un plafón puede ofrecerle la misma intensidad lumínica o mayor que una lámpara de colgar. Al igual que en cualquier otra luminaria, todo depende del número de bombillas con las que cuente el plafón y su potencia lumínica que se mide en lúmenes. Para conseguir una buena iluminación decántese por plafones de 2 o más bombillas, que aporten 1.600 lúmenes de luz como mínimo.

Una opción muy actual es jugar con la iluminación: en vez de colocar sólo un plafón en el centro de la habitación, apueste por repartir varios de ellos, pero de dimensiones más reducidas, por toda la estancia. Así mismo, también está de moda combinar plafones con otro tipo de luminarias como lámparas de colgar o de mesa.

Si por el contrario lo que busca es crear un ambiente o rincón más íntimo en el hogar, decántese por plafones dotados con bombillas de menor potencia.

¿En qué fijarse al comprar un plafón?

Dejando a un lado las cuestiones estéticas, atienda también a los siguientes aspectos a la hora de adquirir un plafón.

- El consumo: hay que tener en cuenta también el gasto que esa bombilla va a realizar. Para conocer el gasto debemos de saber los vatios (W) que consume una bombilla. A menos vatios, mayor ahorro en la factura.

En la siguiente tabla encuentra los vatios que consume una bombilla LED, fluocompacta y halógena en comparación con la casi desaparecida incandescente produciendo la misma intensidad lumínica.
- El casquillo: hay de varios tamaños y formas. El tipo de casquillo determinará el tipo de bombilla que puede adaptar al plafón. Los más comunes son el E27 (grueso) y el E14 (fino).
No obstante, también encuentra plafones con tecnología LED ya integrada.

Barras de luces LED

Son la revolución por su moderno diseño y bajo consumo.

Existe una gran variedad de modelos siendo los de gran formato y con formas novedosas, como de boomerang, los más demandados.

Vía: Leroy Merlin