domingo, 30 de abril de 2017

Plafones y lámparas colgantes de exterior

A veces, el exterior de las viviendas queda un poco olvidado, pero debemos recordar que también esa zona necesita estar bien iluminada para mejorar la visión y para decorar la parte exterior de la casa. Los plafones y lámparas colgantes de exterior cumplen perfectamente ambas funciones.
Criterios de selección
Los plafones y lámparas colgantes de exterior son lámparas que se fijan en el techo. Pueden proporcionar una luz abierta, para dar sensación de mucha luz, o dirigida, para iluminar una zona concreta.
Hay que tener en cuenta:
- La funcionalidad. Es la finalidad principal de estos elementos: iluminar zonas de paso, caminos hasta llegar a la puerta de acceso, la entrada para poder ver la cerradura o ver quien llama, partes del jardín o de la terraza…
- Ayuda a garantizar la seguridad. El tener las luces encendidas o luces con sensores de presencia, movimiento o crepusculares son medidas disuasorias contra los ladrones. Existen soluciones con detector de presencia integrado; estos tipos son ideales para las entradas de casa o garajes.
- La estética que quiere conseguir. Los plafones y lámparas de exterior, al igual que las lámparas de interior, decoran la zona donde se colocan, crean ambientes, adornan partes concretas, diferencian espacios…
Existen varias propuestas diferentes para iluminar el exterior de una casa o jardín. Antes de elegir la iluminación exterior, revise dónde tiene el punto de luz (pared, techo), el tipo de luz que necesita y su Índice de Protección (IP) o grado de protección anti polvo y humedad. En el caso de estar en zonas cercanas al agua (como el borde de la piscina) el IP se necesita un IP mayor.
Tiene que consultar el Índice de Protección (IP)
El IP determina la protección que tiene al polvo y al agua. Como regla general, se puede establecer que cuando mayor es el grado de protección IP, más protegido está el equipamiento. Un producto ideal para exterior sería a partir de IP44. Asimismo, cuanto más cerca de la piscina lo vaya a poner más alto tiene que ser el grado de protección.

Tipos
- Plafones: se trata de lámparas generalmente planas o de poco grosor que se fijan al techo y permiten iluminar aquellos lugares donde una lámpara colgante no podría colocarse.
- Lámparas: en este caso la lámpara va instalada al techo también pero cuelga de él.

Estilo
¿Qué estilo de iluminación exterior le gusta? Existen diferentes estilos de plafones y lámparas para la iluminación exterior adecuados a diferentes gustos y acabados. Entre ellos, puede encontrar:
- Estilo clásico
- Estilo moderno

Potencia de luz
Salvo excepciones, siempre va a poder elegir el tipo de luminaria (bombilla) para su plafón o aplique y, según la potencia o la temperatura de la luz, conseguirá un efecto u otro en la iluminación de sus espacios exteriores.
La intensidad lumínica es la cantidad de luz que emite una bombilla y se expresa en lúmenes (lm). A mayor cantidad de lúmenes, más intensidad de luz. Tendremos en cuenta la potencia que necesitamos en función del número de fuentes de luz que vayamos a poner o que haya en la misma zona.
La intensidad lumínica está en relación con la potencia. A mayor potencia en vatios, mayor intensidad lumínica. Actualmente, con las lámparas led se pueden conseguir elevadas intensidades lumínicas con muy pocos vatios y, por tanto, con menor consumo.
Hay que tener en cuenta la ubicación del plafón y colgante: si va a estar constantemente encendido o solo en los momentos de paso o de necesitar luz. En este sentido, la tecnología led es la más duradera (hasta 25.000 horas) y la más eficiente. Su encendido es instantáneo y es ideal para continuos encendidos y apagados.
También tiene que elegir el tono de luz: puede ser luz blanca (es una luz más intensa; debe evitar que deslumbre a los vecinos) o luz cálida (para crear agradables zonas de estar).
Consulte el Índice de Protección
El Índice de Protección (IP) mide el nivel de protección que un aparato eléctrico y electrónico tiene respecto a la humedad y el polvo. Ese índice tiene dos números:
1. El primero se refiere a la protección frente a agentes externos, como el polvo, en contacto con las partes eléctricas.
2. El segundo señala la protección frente a la filtración de agua en los componentes internos del producto. Oscila desde el 0 que significa que no tiene ningún tipo de protección especial; hasta el 8 que significa que el aparato puede incluso sumergirse en el agua un largo tiempo.
Por ejemplo, si va a colocar un plafón o colgante cerca de una zona de humedad como puede ser la piscina o la ducha deben contar con un índice de protección alto frente a la humedad.
En su mayoría los elementos de iluminación exterior varían entre un nivel de IP de 44 a 68: lo que supone una protección eficaz para la zona al aire libre y frente a las inclemencias meteorológicas.
Instálelo usted mismo

Si ya cuenta con la instalación eléctrica hecha, solo tendrá que elegir su lámpara y colocarla según las recomendaciones del fabricante. Si, por el contrario, debe hacer instalación de cables tendrá que colocar los tubos exteriores para llevar la electricidad hasta el punto de luz.

Una vez realizada esta acción, proceda a la colocación de cada una de estas piezas, siguiendo los pasos normales de la instalación de cualquier elemento de iluminación:

- Cortar la electricidad para mayor seguridad.
- Marcar los orificios donde va a atornillar el plafón o colgante.
- Perforar con el taladro los agujeros.
- Introducir en los agujeros los tacos adecuados al tamaño.
- Conectar los cables del plafón o lámpara a la regleta con un destornillador.
- Fijar el plafón o la lámpara colgante al soporte, ya sea techo, pared, fachada o muro.
- Y, en el caso que lo requiera, colocar su correspondiente pantalla o carcasa.

Vía: Leroy Merlin