domingo, 2 de abril de 2017

Pintura Milk Paint

La pintura Milk Paint es una receta tradicional modernizada, ecológica, fácil de usar y versátil, y promete convertirse en una preferida de los amantes de la decoración y el DIY.
Aunque la pintura de leche es una receta tradicional que lleva empleándose desde la Antigüedad, había sido olvidada en favor de productos más duraderos debido a lo rápido que se estropea.
La Milk Paint es biodegradable, natural y libre de productos químicos. Prácticamente inodora, es elaborada en Canadá por la Homestead House Paint Company, una compañía especializada en la producción de pinturas no tóxicas con décadas de experiencia. Viene en paquete pequeño, fácil de almacenar y de conservar en buen estado, y consiste en un polvo que después se mezcla con agua para dar lugar a la pintura. Cada paquete contiene 250 gramos de producto y puede cubrir aproximadamente entre 5 y 7 metros de superficie, por lo que da mucho de sí.
Hecha con un 100% de ingredientes naturales (caseína de leche, arcilla, piedra caliza, tiza y pigmentos naturales), no resulta tóxica y puede aplicarse sin necesidad de imprimación previa sobre superficies muy porosas.
En función de la cantidad de agua que empleemos, el resultado final tendrá mayor o menor cobertura, un color más intenso o más pálido, tapará por completo o dejará ver el grano, la textura o la veta de la superficie… También existe la posibilidad de variar el aspecto final de la pintura aplicando ceras, barnices o aceites en función del acabado que deseemos y la finalidad concreta que busquemos para la superficie pintada.
La enorme versatilidad de la Milk Paint, su facilidad de elaboración y aplicación y la posibilidad de conseguir muchos efectos diferentes (craquelado, descascarillado, mate, satinado…) la hacen idónea para ser empleada en restauración y decoración, incluso para los amateurs que se animen con el DIY.
Los pasos que se deben seguir son sencillos: se mezclan los polvos Milk Paint con agua tibia a partes iguales, se bate bien, y tras dejarlo reposar de 5 a 10 minutos para que se espese, se aplica con brocha, rodillo o spray directamente sobre la pieza lijada con suavidad previamente.