miércoles, 26 de abril de 2017

Lámparas de pie

Iluminar adecuadamente grandes estancias, como el salón, es muy importante tanto a nivel decorativo como a nivel funcional. Las lámparas de pie aportan una luz ambiental, crean atmósferas acogedoras, definiendo zonas y transforman la habitación en función del estilo que desee.
Las claves

Las lámparas de pie con pantalla ancha aportan una luz ambiental o difusa y tienen un efecto decorativo.

Las de cabezal flexible y pantalla estrecha son ideales para los rincones de lectura porque permiten dirigir el haz de luz a un punto concreto.

Para conseguir una decoración equilibrada es aconsejable coordinar el estilo de la lámpara de pie con las de techo y de sobremesa.

¿Cómo elegir lámparas de pie?
Las lámparas de pie permiten jugar con los efectos visuales y crear diversos ambientes. Lo primero que hay que decidir es el uso que se va a hacer de la lámpara: si va a alumbrar toda una habitación o un punto concreto, la intensidad de luz que se necesita (se mide en lúmenes), si se quiere el brazo ajustable, etc.
El tipo de lámparas de pantalla ancha aportan una luz ambiental o difusa y tienen un efecto decorativo. Las lámparas de pantalla estrecha sirven, también, para iluminar una zona de lectura. En este caso le aconsejamos que cuenten con un brazo dirigible para poder orientar el haz de luz.
Hay que cuidar el uso que se hace de la luz porque según su elección puede agrandar o empequeñecer el salón. En este sentido, también hay que tener en cuenta el color de las paredes, del techo y del suelo ya que los tonos oscuros necesitan más puntos de luz para conseguir la misma luminosidad que un color claro.
El salón, el dormitorio o un despacho, por ejemplo, son estancias propicias para crear una zona de lectura. Se puede conseguir con un punto de luz concreto como una lámpara de pie, compuesta por un brazo dirigible y regulable para poder orientar el haz de luz.

Decore con lámparas de pie

Las lámparas son elementos clave en la decoración de una estancia: si están encendidas porque focalizan la atención en la zona que iluminan y si están apagadas porque son objetos dignos de destacar. Para conseguir una decoración equilibrada es aconsejable coordinar el estilo de la lámpara de pie con las de techo y de sobremesa, consiguiendo un conjunto armónico.
Las hay con troquelados florales, estampadas, metálicas... Elija el estilo de acuerdo a sus preferencias: rústicas, modernas, étnicas, de inspiración japonesa, etc. Actualmente son tendencia las lámparas muy altas con brazo curvo para iluminar y decorar el salón.

La iluminación también interviene en la decoración. Puede jugar con el tono de la luz que proyecta la lámpara combinando el color de la pantalla y el de la bombilla. El color de la luz se expresa en grados Kelvin. Básicamente distinguimos entre luz blanca (adecuada para zonas de trabajo) y luz amarilla (para salas de estar, dormitorios, comedores).
Las lámparas de pie que incorporan, además de la general, una luz adicional de lectura o focalizada suelen combinar dos tonos: amarilla para la iluminación cenital y neutra (la más parecida a la luz solar, se sitúa en los 4000° Kelvin) para no cansar la vista durante la lectura.
Tipos de lámparas de pie en función de la pantalla
Pantalla de estilo japonés: la pantalla, realizada en papel o tejidos ligeros como la seda y el lino, se integra a lo largo del pie o lo cubre.
Pantallas de tipo tambor (misma apertura por arriba y por abajo): distribuyen la luz de modo uniforme y crean una cálida luz ambiental.
Pantallas de tipo cónico (con la base más ancha): son más tradicionales y aportan más luz hacia abajo. Es la adecuada para un salón clásico o rústico.
Si quiere cambiar la decoración o conseguir una iluminación diferente puede sustituir la pantalla y conseguir un nuevo estilo. Puede encontrar pantallas de rafia, lino, algodón… en diseño liso, estampado o troquelado.
Las lámparas de cabezal flexible son ideales para los rincones de lectura porque permite dirigir el haz de luz a un punto concreto. Tenga en cuenta que para las zonas de lectura o escritura es recomendable una intensidad de 400 lúmenes. La altura aconsejable del cabezal flexible es de 150 cm.

Regular la intensidad
Algunas estancias como el salón o el dormitorio precisan diferentes intensidades de luz según la actividad: ver la televisión, cenar, leer, jugar con los niños...
Para conseguir diferentes ambientes y ahorrar en el gasto le aconsejamos los modelos que incluyen sistemas regulables (para controlar la intensidad de la luz). Existen modelos que integran una luz general y un brazo adicional a modo de flexo, otros con diversos focos que le permiten dirigir el haz de luz hacia diferentes puntos, lámparas con la parte superior del pie flexible para orientar la iluminación.

Prestaciones extra: puerto USB
Una de las novedades de las lámparas de pie son los modelos que incorporan un puerto USB para cargar el teléfono móvil, la tableta o cualquier otro dispositivo así como una mesilla o repisa.

Bombillas y ahorro
La elección del tipo de bombilla es fundamental para ahorrar energía y consumo. Dentro de las bombillas para lámparas de pie distinguimos:
Halógenas: De encendido instantáneo, proporcionan una luz natural pero también emiten calor. Su vida útil es de unas 2.000 horas y consumen un 30% menos que las incandescentes. El casquillo halógeno R7 es uno de uso común en las lámparas de pie.
Fluocompactas (bajo consumo): Tienen una vida útil de entre 6.000 y 10.000 horas y consumen hasta un 80% menos que las incandescentes. Tardan unos segundos en alcanzar a su máxima potencia por lo que se recomiendan para usos prolongados.
LED: Son las más eficientes. Tienen una vida útil de hasta 50.000 horas y consumen hasta un 80% menos en comparación con una bombilla incandescente tradicional. No generan calor, reproducen muy bien los colores y soportan gran cantidad de ciclos (veces que se enciende y apaga la luz).
-De led integrada: Estas lámparas incorporan integrada la tecnología led, la más eficiente (consumen hasta un 80% menos que las incandescentes tradicionales) y duradera (hasta 50.000 horas).
Mantenimiento
Elimine el polvo del pie de la lámpara con un paño humedecido (con la lámpara desenchufada). La limpieza de las pantallas difiere según el material:
Tela: Aspirar con cuidado o usar espuma para limpieza en seco.
• Papel: Basta con pasar un paño limpio o cepillar con polvos de talco si tienen alguna mancha.
• Pergamino: Se limpian con una esponja húmeda y jabón neutro.

Vía: Leroy Merlin