domingo, 30 de abril de 2017

Iluminación exterior decorativa

Los espacios exteriores necesitan una iluminación adecuada. Para ello podemos utilizar las luminarias decorativas. Estas luminarias combinan perfectamente dos funciones: la práctica, proporcionando la iluminación que necesitamos en función de la estancia que queramos iluminar; y la decorativa, realizando la función de accesorio ornamental en el jardín, balcón o terraza.
VENTAJAS

1. Decoran
Este tipo de luminarias sirve como elemento decorativo en sí mismo. Por su diseño, estas luminarias decoran incluso estando apagadas; además, proporcionan la iluminación que necesitamos, ya sea ambiental o bien creando juegos de luces y efectos visuales.
La clave está en integrar el conjunto completo en la decoración del jardín, porche o terraza, azotea o mirador.

2. Dividen
La iluminación es muy importante en el modo de ver una zona exterior. Estas luminarias permiten resaltar distintas zonas exteriores, así como separar ambientes variados dentro del propio jardín. Por ejemplo, pueden dividir la zona para comer donde está la mesa y las sillas e incluso la barbacoa, de la zona de relax que puede estar equipada con una hamaca, cama o balancín, o de la zona de juegos y ocio.

3. Ahorran
Las luces decorativas utilizan tecnología LED.
- La tecnología LED es la más duradera: su vida útil oscila entre 10.000 y 25.000 horas. Esto significa que pueden durar entre 10 y 25 años, con una media de uso de 3 horas al día.
- Es la más eficiente, ya que sus bombillas son las que menos consumen (puede reducir a un tercio la factura energética). En el caso de las luces solares cargan su batería gracias a la luz del sol que es transformada en electricidad para encenderse de noche sin consumir corriente.
- Son respetuosas con el medio ambiente al estar fabricadas con materiales reciclables.
- Son muy decorativas, ofreciendo una multitud de extras.

CARACTERÍSTICAS DE LAS LUCES DE EXTERIOR DECORATIVAS
Los elementos de iluminación decorativos de exterior crean ambientes muy acogedores. Hay una serie de características comunes a todos los modelos:
- Son luces que están especialmente diseñadas para estar en espacios exteriores
Eso quiere decir que están preparadas para soportar las inclemencias meteorológicas. Esto se comprueba revisando el Índice de Protección (IP). El IP mide el nivel de protección que un aparato eléctrico y electrónico tiene respecto a la humedad y el polvo. Ese índice tiene dos números:
1. El primero se refiere a la protección frente a agentes externos, como el polvo, en contacto con las partes eléctricas. Van del 0 (significa que no está protegido) al 6 (implica una protección total).
2. El segundo señala la protección frente a la filtración de agua en los componentes internos del producto. Oscila desde el 0 (significa que no tiene ningún tipo de protección especial) hasta el 8 (significa que el aparato puede incluso sumergirse en el agua un largo tiempo).
Por tanto, cuanto mayor es el grado de protección IP, más protegido está la iluminaria. En general, los elementos de iluminación exterior oscilan entre un IP de 44 a 68.
Lea detenidamente los detalles que el fabricante pone en el embalaje para saber en qué zonas exteriores puede colocar la iluminación que elija, sobre todo, si quiere situarla cerca de espacios con agua, tales como piscinas

ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA ELECCIÓN
A la hora de elegir los elementos para iluminar el exterior de la casa, se recomienda que el espacio exterior siga una línea decorativa coherente. De tal modo que las luces decorativas se integren en el resto del espacio como un conjunto.

¿Qué tipos de formas existen?
Hay diferentes modelos de luces decorativas. Los tipos son los siguientes:
- Árboles decorativos: son soluciones totalmente decorativas donde las flores del árbol son las encargadas de proporcionar la iluminación a través de un diodo LED (son las piezas que dan la luz).
- Farolillos: los faroles disponen en su interior de pequeños diodos de LED, siendo los responsables de generar la luz. Existen una gran cantidad de modelos, formas y medidas, las cuales las podrá combinar con los diferentes estilos que tenga en su jardín, proporcionando iluminación y un bonito efecto decorativo.
- Guirnaldas: son tiras de LED y, por su forma, pueden utilizarse para delimitar zonas concretas, permiten realzar detalles arquitectónicos, resaltar escalones o zonas altas… Las posibilidades decorativas son inmensas.
Existen guirnaldas que tienen la capacidad de producir un único color y otras que ofrecen varios colores. Escoja el que prefiera según la zona que vaya a iluminar y la intensidad de luz que necesite, ya que, generalmente, la luz blanca ilumina más que las de colores.
- Velas: los portavelas ofrecen enormes posibilidades decorativas. Algunos modelos son flotantes por lo que los puede colocar en el estanque, fuente o piscina de su jardín.
Además, existe la posibilidad de tener velas con mando a distancia, por lo que podrá dar un toque muy especial en la zona donde las utilice, ya que puede cambiar el color de los diodos LED, generando así distintos efectos decorativos.

¿Qué luz quiero que ofrezcan las iluminarias de mi jardín?
• En cualquier luz de su casa debe decidir el tono de luz que quiera. Es lo que se llama temperatura del color porque dependiendo del tipo elegido variará el aspecto de los colores. Se mide en grados kelvin (K). Hay tres tipos:
- Luz cálida es la luz amarilla. Es la recomendada para las zonas relajantes.
- Luz fría es la luz blanca. Es la recomendada para las zonas de encuentro social, de la mesa de exterior, etc.
- Luz natural. Permite percibir los colores reales, sin alteración alguna.
Cuanto menor sea la cifra de grados kelvin más amarillo será el tono de la bombilla. Por ejemplo, un LED de 2.700 K da una tonalidad amarilla-anaranjada. Un LED de 4.000 K da una luz natural. Un LED de 6.500 ofrece una tonalidad blanca. Este dato aparece en la etiqueta.

¿Entre qué tipos de instalación o fuente de alimentación puede elegir?

Teniendo en cuenta el tipo de tecnología, los modelos de iluminación decorativa se clasifican en dos tipos:
- De alimentación externa: funcionan con pilas y /o baterías. Con esta opción evita tener ningún cable por el exterior de su casa.

En cada producto viene especificado el número de pilas y el modelo que requiere. Recuerde que las pilas recargables son más respetuosas con el medio ambiente, puesto que se cargan y se pueden reutilizar hasta que se acaba su vida útil. Cualquier que sea el tipo de pilas que emplee. Debe saber que al deshacerse de ellas, debe hacerlo en los puntos limpios destinados a tal fin.
- De corriente eléctrica: es necesario disponer de un punto de luz próximo para poder conectar la luminaria.
- Solar: estas soluciones son muy prácticas, porque no llevan cableado, y son muy eficientes, porque al ser ecológicas no acarrea ningún consumo eléctrico. Son completamente autónomas porque funcionan a través de células fotovoltaicas (una batería propia incorporada en la luminaria) que se encargan de transformar la luz del sol en electricidad (se recargan durante el día y se encienden de noche, por lo que debe situarla en una zona donde reciba la luz del sol durante el día), proporcionándonos así la iluminación necesaria durante gran parte de la noche (6-8 horas de duración). Este tipo de iluminación nos proporciona un encendido automático al llegar la noche, por lo que es ideal no sólo para zonas donde no podamos realizar instalación eléctrica sino también como medida disuasoria cuando no esté en casa.
Además del encendido automático hay otras opciones:
- Por un lado están los modelos que pueden encenderse de manera manual con un mando a distancia (son las velas y tiras de LED).
- Otro tipo de luminarias llevan incorporados un temporizador para poder programar y controlar su apagado. Es el caso de algunos modelos de farolillos.
- Por último, las luminarias que incorporan sensor de movimiento o de nocturnidad.

Consejos útiles

- Primero, diseñe las zonas que quiere iluminar y el tipo de luz que necesita cada área.

- En segundo lugar, le recomendamos que divida las zonas y defina el estilo que quiere.

- Después planifique la instalación, en los casos en los que sea necesario. Si necesita instalar cable, colóquelo de tal modo que no impida el paso.

- Limpie las bombillas. La suciedad en ellas hace que pierdan eficiencia.

- Mantenga el nivel de luz adecuado y evite, así, el exceso de iluminación.

Decoración y juegos de luces
- Una de las claves para elegir la iluminación decorativa para su jardín o terraza es diseñar un proyecto coherente estéticamente. Una vez que tenga decidido el estilo –tradicional, vintage, vanguardista, chillout…- es el momento de que se decante por los modelos que mejor combinen con ese estilo.
- Por otra parte, el lugar donde los coloque pueden ser muy variados: puede utilizarlo para enfocar un elemento que quiera resaltar, como un árbol, una columna; para ambientar una zona oscura como puede ser una zona de chillout, de hamacas o relax, en general; o iluminar la parte de una pared o el perfil de un árbol, por ejemplo.
- Iluminar desde abajo. Si se colocan las luminarias en el suelo y el haz de luz enfoca hacia arriba, consiguiendo un efecto óptico teatral, un tanto irreal, creando sombras.
- Iluminación de seguridad. Es recurrente poner una luz exterior en escalones, desniveles del suelo o cuando hay una pérgola o algún elemento por alto que se debe tener en cuenta. También puedes optar por colocar un tipo de iluminaria silueteando un sendero o camino, de modo que facilitará el paso y decorará la entrada de un modo muy elegante.
- Efecto ‘luz de luna’. Gracias a lámparas decorativas se puede imprimir una luz tenue y suave (como el de la luna, de ahí procede su nombre) en zonas ajardinadas. Si opta por una iluminación que rodee el perímetro conseguirá un efecto muy vistoso y ganará en profundidad visual.

Vía: Leroy Merlin