viernes, 28 de abril de 2017

Flexos

Los flexos son lámparas que proporcionan luz focalizada para iluminar, normalmente, zonas de trabajo y estudio, despachos, espacios de costura o elementos decorativos del salón o la sala de estar. Puede encontrar modelos de diferentes estilos para que pueda combinarlo con el resto de la decoración de la estancia. Además, existen flexos que incluyen prestaciones extra como puertos USB o regulación táctil de la intensidad.
Las claves

Los flexos proporcionan iluminación focal, directa. Una de sus ventajas es que se pueden mover o flexionar para orientar el haz de luz.

Los flexos de sobremesa se apoyan sobre una superficie, mientras que los de pinza se pueden enganchar a diferentes soportes y le permiten ahorrar espacio.

Elija las prestaciones de su flexo según sus preferencias: regulación de la intensidad lumínica, USB o función de reloj-despertador, entre otras.

Ilumine sus zonas de trabajo y estudio

Los flexos son lámparas de mesa, con brazo flexible o articulado, que permiten concentrar y orientar la luz hacia un punto determinado. Ofrecen una luz dirigida directa: del flexo al objeto directamente. La luz se proyecta en un plano vertical hacia abajo o inclinado con difusores que orientan la luz.
El factor decorativo también es muy importante a la hora de elegir un flexo. Puede encontrar modelos de diversos estilos, tamaños, colores, formas… para que se adapten al espacio en el que se van a colocar para que se integren con armonía y gusto.

Tipos de soporte

Según el modelo de soporte, los flexos se pueden clasificar entre:

- De sobremesa: Los flexos de mesa ocupan más espacio porque su base necesita una superficie plana donde apoyarse. Si dispone de un escritorio amplio, la mejor opción será un flexo de brazo articulado para poder ajustar la posición de la luz cómodamente.

- De pinza: Los modelos de flexo con sujeción de pinza son perfectos para los lugares donde no hay mucho espacio. Puede sujetar la pinza a mesas, estanterías, cabeceros de la cama, marcos... o a cualquier lugar estratégico que necesite un punto de luz como un espejo o un cuadro.

Además también pueden diferenciarse por su estructura entre:

- Flexos flexibles: Esta lámpara permite la total libertad de movimientos.

- Flexos articulados: Puede orientar el brazo rígido a determinadas posiciones.

- Los flexos táctiles le permiten regular la intensidad de la luz con un leve toque.

Tipos de tecnología

El flexo ideal debe garantizar un bajo consumo. Por eso, según el tipo de tecnología que usen también se pueden categorizar en de bombilla o de led integrada.

- De bombilla: Puede usarse cualquier tipo de bombilla, siempre y cuando el casquillo coincida con el que acepta el flexo que elija. Sin embargo, lo ideal para estas lámparas de flexo es que ponga bombillas de LED, ya que ahorran en el consumo de electricidad, dan luz cálida, no desprenden calor y se encienden inmediatamente.

También puede optar por flexos con tecnología led integrada.

Color de la luz

La luz puede ser amarilla (cálida) o blanca (fría). El tono de la luz se expresa en grados Kelvin que van desde los 2700° de la luz amarilla a los 6500° de la luz blanca. La luz de los flexos es neutra (se sitúa en torno a los 4000° Kelvin, la más parecida a la luz solar) para no cansar la vista. 

Prestaciones extra: el flexo multifunción

Además de luz focalizada, diseños que van desde el estilo clásico hasta el vanguardista, y variedad de colores existen flexos con diversas prestaciones extra que multiplican sus funciones como reloj-despertador, música, función linterna, luz quitamiedos (que gracias a la tecnología led pueden dejarse encendidos toda la noche con un bajo consumo) o puertos USB para cargar comódamente el teléfono móvil, la tableta o la cámara de fotos.

Asimismo para reducir el consumo y favorecer la comodidad de uso también existen modelos que le permiten programar el encendido y apagado, y flexos táctiles que se activan con un suave toque. 

¿Dónde usar los flexos?

- En despachos y zonas de estudio: Una zona de trabajo necesita una iluminación homogénea e intensa en el punto de trabajo. Si usa flexo, evita el deslumbramiento, los reflejos y el exceso de sombras. Por eso debe acompañar la luz del flexo con otra ambiental para no forzar la vista.

- En librerías: Este tipo de muebles necesitan iluminarse de forma concreta por lo que un flexo con pinza para sujetarse en los estantes es una buena opción.

- Últimamente se está extendiendo la moda de tener un flexo en lugares de lectura como la cama o en la mesita del salón. Los flexos de pinzas son muy prácticos para este fin por su movilidad y por el poco espacio que ocupan.

Consejos de uso

Cuando se usa un flexo, por ejemplo en despachos o zonas de estudio, se crea un gran contraste entre el entorno oscuro de la habitación y la luz del espacio de lectura. Por eso, es conveniente tener otra fuente de luz adicional para evitar el cansancio ocular.

Regule el brazo y la cabeza del flexo en la medida de lo posible para orientar la luz al punto exacto donde quiera que ilumine para que no tenga que forzar la postura ni la vista, ni le haga sombra o deslumbre.

Se recomienda que las bombillas para los flexos sean de las que den luz blanca o azul, que cansan menos la vista.

Sobre una mesa de estudio o de trabajo es recomendable colocar el flexo en el lado izquierdo, si es diestro; y a la derecha si es zurdo.

Si necesita encender el flexo mientras trabaja con un ordenador se recomienda que la lámpara ilumine directamente el teclado para evitar reflejos incómodos sobre la pantalla.

Vía: Leroy Merlin