viernes, 7 de abril de 2017

El poder de la línea curva por Co-Direction Interior Design

El mundo de la moda y el trabajo del peluquero Vidal Sassoon o del diseñador Issey Miyake se han convertido en puntos de referencia para el diseñador Jiang Xiao-Lin a la hora de crear este exclusivo salón de belleza. El fundador del estudio Co-Direction Interior Design ha utilizado las líneas curvas, un elemento considerado tendencia en la moda, el hairstyling y la arquitectura chinas, para dar forma a parte de los interiores del Savour Dalang.
Ya desde el ascensor, las formas curvas llaman la atención de los clientes que son conducidos desde la entrada a la zona de recepción y al salón a través de un vestíbulo curvo, concebido como un espacio amplio y bien iluminado. Éste desemboca en la peluquería, situada en el centro del establecimiento, que articula el resto del programa funcional: lounge, salas privadas, zona de lavado de cabello, zona de pedicura, zona de masaje, set de maquillaje y baños.
La peluquería se convierte en el punto focal del Savour Dalang. Inspirado por el trabajo del escultor minimalista Richard Serra, el diseñador ubicó en ella tres volúmenes en forma de Y, formados a su vez por tres paredes curvas. Explica el diseñador que “si consideramos el arte como una ciencia, entonces el diseño es una tecnología. La tecnología se basa en la ciencia, pero tiene más funciones. Del mismo modo, la inspiración del diseño siempre proviene del arte, los diseños derivan de la práctica y siempre producen una impresión”. En este caso, la impresión se ve magnificada por el efecto de los espejos que multiplican el espacio, los volúmenes y las formas que “habitan” en él. Siguiendo el mismo juego, tres tiras de luces encastradas en el techo reproducen las líneas curvas.
En el diseño del salón, Jiang Xiao-Lin creó también “paredes ilusivas” mediante espejos y acrílico transparente que podrían añadir “una función de visualización o interactividad gracia al reflejo del espacio·, vestido con una definida paleta de materiales y colores. Junto a los espejos, la madera y los tonos blancos y beiges se transportan a paredes y parte del mobiliario, creando un ambiente elegante pero austero y sereno, con algunos toques en negro y el morado intenso de la zona de manicura.
En la zona lounge se juega con distintos tipos de asientos: mientras las mesas pequeñas con las sillas resultan totalmente formales, los sofás y las butacas resultan más informales. Además, “el sistema audiovisual estéreo integrado, mejora la interactividad del espacio, y en combinación con las dos lámparas Agnes 14 de la firma neoyorquina Roll & Hill hace que el espacio se vuelva conciso y eficiente”, concluye el diseñador.

Para más información visiten: Co-Direction Interior Design