domingo, 9 de abril de 2017

Cómo elegir morteros para reparar humedades y aislar

Los morteros hidráulicos son la solución para mejorar el aislamiento y la eficiencia energética, reparar las humedades y sellar las fugas de agua. Todos ellos son impermeables a la humedad pero permeables al vapor de agua (para evitar la condensación).
Tipos de humedades
La humedad es una causa común de corrosión de las estructuras metálicas del hormigón armado así como de la aparición de goteras y manchas que degradan las paredes y revestimientos tanto en el interior como en el exterior de la vivienda.
• Filtración. El agua de lluvia va empapando el muro de la vivienda a través de grietas, azoteas y balcones mal impermeabilizados, juntas de dilatación deterioradas, etc.

• Condensación. Frecuente en estancias mal ventiladas. El vapor de agua del interior de la vivienda se condensa al entrar en contacto con las paredes frías de los muros que dan al exterior.

• Capilaridad. La humedad procedente del terreno penetra en los cimientos y asciende a través de los muros. Son las que suelen darse en sótanos, garajes o muros de ascensor.

Cómo reparar las humedades

Existen diferentes morteros hidráulicos a base de cemento para prevenir, tratar las humedades y sanear los muros dañados. Tenga en cuenta que para las humedades por capilaridad es necesario utilizar un mortero flexible capaz de soportar las presiones y contrapresiones.

-Por filtración y/o condensación. Para sanear los muros afectados por humedades debemos utilizar un mortero impermeable al agua de lluvia pero permeable al vapor de agua para evitar la condensación.
1. El soporte debe ser resistente y estar libre de polvo y grasa.
2. Amase el mortero hasta conseguir una pasta homogénea, según las indicaciones del fabricante.
3. Deje reposar la mezcla 5 minutos.
4. Extienda el producto en una capa de 2 cm.

-Por capilaridad. Para evitar que la humedad del terreno ascienda por el muro es necesario crear una barrera de impermeabilización entre el soporte y el terreno. Utilice un mortero hidráulico a base de cemento y resinas impermeabilizantes, capaz de soportar la presión que ejerce el terreno y la contrapresión que hace la edificación.
1. Compruebe que el soporte está firme y repare las zonas con manchas o goteras con un mortero impermeable de reparación.
2. Amase el mortero con un batidor eléctrico hasta conseguir una mezcla homogénea y untuosa.
3. Humedezca el muro con agua.
4. Aplique una primera capa con una brocha o rodillo en horizontal.
5. A las 24 horas, aplicar una segunda capa con brocha o rodillo en vertical.

Aislamiento térmico

Entre el 20 y 2l 25% de la energía de un edificio se pierde por las ventanas, así como por las fachadas, cubiertas y techos mal aislados. Los morteros termoaislantes nos permiten mejorar el aislamiento y la eficiencia mediante su aplicación directa sobre el soporte, o como encolado para la instalación de materiales aislantes como la lana de vidrio o las placas de poliestireno.

El mortero para aislamiento continuo se proyecta directamente sobre el muro estable y limpio y permite mejorar el aislamiento de la fachada desde el exterior. En este caso se aplica una primera capa de entre 40 y 80 mm de espesor, una vez seca se fija con tacos una malla de vidrio y a continuación se aplica una segunda capa del mismo grosor que la primera.

Otra solución para aislar la fachada desde el exterior consiste en la instalación de placas de poliestireno. En este caso el mortero tiende una doble función: por un lado para encolar los paneles y la malla de vidrio, y por otro lado para recubrirlos.

Existen también morteros impermeabilizantes indicados para pegar los paneles de lana de vidrio en el interior de una cámara aislante entre el muro exterior y el interior. Además del carácter adhesivo este mortero impide que el agua penetre en la cámara.

Soluciones especiales

Taponar fugas de agua. 

Para taponar fugas de agua en depósitos, tuberías, túneles y otras construcciones sometidas a la presión del agua es necesario un mortero impermeabilizante de fraguado muy rápido capaz de sellar las fugas rápidamente para minimizar los daños.
1. Limpie con agua a presión los orificios o grietas.
2. Añada en un recipiente el agua necesaria para amasar mezcla.
3. Amase con una mano enguantada hasta conseguir una pasta firme pero plástica.
4. Aplique sobre el punto de la fuga y haga presión con la mano durante un minuto más o menos.
5. Elimine el material sobrante para que la superficie quede uniforme.
6. Mantenga húmedo el punto de reparación unos 15 minutos.

Impermabilizar el vaso de una piscina de obra. 

Para asegurar la impermeabilización de las piscinas de hormigón utilice un mortero hidráulico capaz de soportar la presión que ejerce el agua de la piscina contra el vaso y la contrapresión del terreno.
1. Compruebe que el soporte está firme y repare las zonas con manchas o goteras con un mortero impermeable de reparación.
2. Amase el mortero con un batidor eléctrico hasta conseguir una mezcla homogénea y untuosa.
3. Humedezca el muro con agua.
4. Aplique una primera capa con una brocha o rodillo en horizontal.
5. A las 24 horas, aplicar una segunda capa con brocha o rodillo en vertical.