sábado, 8 de abril de 2017

Cómo elegir cubiertas

Las cubiertas son indispensables para rematar la construcción de pérgolas, invernaderos, casetas de herramientas, garajes o cualquier otra construcción en el exterior.
Aunque son ligeras y fáciles de instalar, también son resistentes y duraderas y pueden ser una alternativa muy interesante a las tradicionales tejas. Su protección frente a la lluvia es total, pero transmiten mucho el calor o el frío, por lo que, en caso de usarlas para cubrir un lugar de trabajo o una vivienda, es aconsejable recurrir a las soluciones que incluyen aislamiento térmico.
¿Cuáles son sus ventajas?
● Su formato y su poco peso hace que se puedan manejar fácilmente, incluso una persona sola.
● Se cortan fácilmente con sierra de costilla, guillotina, tijeras para metal o miniamoladora (radial) con disco de corte fino, según el caso.
● La mayoría se fijan con clavos y tornillos.
● Son muy económicas, por lo que resultan ideales para cubrir grandes superficies, como por ejemplo naves ganaderas o industriales.
● Hay múltiples soluciones: transparentes, translúcidas, de color…, con lo que su campo es muy amplio.
¿Qué tipos hay?
Se pueden dividir en dos grandes bloques: transparentes o translúcidas y opacas. Dentro de cada uno de ellos, las posibilidades son enormes.
TRANSPARENTES Y TRANSLÚCIDAS
Son perfectas para cubrir espacios en los que necesite que pase la luz, como invernaderos, cobertizos, pérgolas o porches. También las puede utilizar en tejados de casetas o pequeños talleres para combinar con otras cubiertas opacas; de esta manera deja pasar la luz en zonas muy oscuras, por ejemplo. A pesar de su ligereza, son muy resistentes a la intemperie y a cualquier inclemencia del tiempo, ya sea lluvia, viento, granizo, nieve o hielo.
- Poliéster
Se presenta en planchas de onda pequeña y onda grande de distinto tamaño, y está reforzado con fibras de vidrio. Es un producto económico, ligero y de fácil montaje. Dejan pasar el 60 % de la luz solar y puede adquirirlas en tono natural y también en color verde.
Se usa en: cubiertas inclinadas no transitables, con una buena estructura de metal o madera para colocarlas.
- Policarbonato
Lo va a encontrar en planchas lisas o con onda grande de distinto tamaño. Este tipo de cubierta es muy resistente a los golpes, muy rígida y difícil de deformar, incluso en situaciones extremas de calor. Deja pasar el 90 % de la luz y en su cara exterior lleva un tratamiento contra los rayos ultravioletas (UV).
Se usa en: cubiertas no transitables de espacios que requieran mucha luz natural, como pequeños talleres o invernaderos. Muy útil como lucernario y es posible combinarlo con teja.
- Policarbonato celular o alveolar
Se vende en planchas planas, no onduladas, generalmente de dos o tres capas y de 2 a 4 m de largo, con anchuras de 0,98 a 2,10 m. Su grosor varía desde los 4 a los 32 mm. Se puede encontrar con sistema alveolar, simple, doble o triple. Lógicamente, cuanta más estructura, más aislamiento proporciona. Es un material muy utilizado para construcciones ligeras que necesiten el paso de la luz. Frena también los rayos ultravioleta. Se trabaja muy bien y se puede cortar de múltiples maneras, con sierras comunes como la de calar, circular, con hojas especiales para plásticos o para metales

También puede utilizar el cúter, especialmente en las planchas más finas.
Se usa en: cerramientos verticales y horizontales, tanto en cubiertas como para paredes de invernaderos y piscinas. También lo puede utilizar para cerrar total o parcialmente patios, terrazas, cobertizos… Se trabajan y unen planchas de manera muy fácil con perfilería específica de policarbonato, de aluminio o de acero inoxidable.
- Vidrio sintético o Polyglass
Placas transparentes onduladas de diverso tamaño. Son muy manejables y de poco peso. Son resistentes a los golpes y fáciles de trabajar. Se cortan con todo tipo de sierras, se pueden taladrar o clavar y son prácticamente irrompibles. Se limpian con facilidad y protegen de los rayos ultravioleta.
Se usa en: cerramientos para instalaciones temporales o fijas en cubiertas de terrazas, para aportar zonas de luz en tejados, para invernaderos, pérgolas o cenadores.
OPACAS
Dentro de las soluciones para cubierta que no permiten el paso de la luz hay una enorme variedad, tanto de materiales, como de acabados, incluso de posibilidades estéticas. Se pueden diferenciar tres grandes grupos: plásticas, asfálticas y metálicas.
Plásticas
Se trata de soluciones de diferentes materiales plásticos y fibras sintéticas, con añadidos minerales en ocasiones. Son asequibles y ligeras y con muchos acabados, para adaptarlas perfectamente tanto a usos residenciales como profesionales.
Su aspecto imita muchos tipos de teja curva: terracota, rojo, envejecido, para colocar sobre cubierta inclinada. Se colocan preferiblemente sobre rastrelado o viguetas de madera; también se pueden poner sobre superficies planas. Se cortan e instalan fácilmente, solapando la última fila con la primera de la placa siguiente. Pesan poco, son muy manejables, rígidas y resisten el granizo, el hielo, además de hacer frente a la lluvia; tienen un buen comportamiento como aislamiento térmico. Existen muchos modelos, por lo que es seguro que encontrará el que más se adapte a sus gustos decorativos.
Se usan en: todo tipo de coberturas que no precisen el paso de la luz y que tengan la inclinación adecuada (mínimo 1%). Lo puede poner en casetas, en aparcamientos, pérgolas, en cobertizos o en pequeños adosados en casas de campo. Son ideales para cubrir estructuras que no permiten un elevado peso sobre ellas.
Plásticas grecadas
Similares a las anteriores, se diferencian en que en vez de imitar las tejas individuales, simulan ser canales completos. Además de en tonos tierra, pueden ser rojas, grises o verdes.
Se usan en: instalaciones agrícolas, casetas o estructuras donde la estética no sea tan importante.
Asfálticas
También llamadas bituminosas, porque están fabricadas con productos derivados del petróleo o llevan un recubrimiento de este origen, lo que les confiere su elevada capacidad aislante.
- Tégola
También llamada tégola americana, se trata de un producto flexible, con armadura de fibra de vidrio recubierto con gránulos minerales que refuerzan la estructura y le proporcionan un acabado decorativo. Lo puede encontrar en forma de tiras de 100 x 35 cm para su colocación en horizontal en la cubierta. La parte vista de la tégola puede ser recortada en forma de ondas o ser recta. Colores habituales son el rojo, el negro, el marrón y el verde. Imitan muy bien a determinadas tejas y también a la pizarra. Es muy resistente a la intemperie y al agua y se coloca con mucha facilidad con aire caliente, con clavos galvanizados de cabeza ancha y adhesivos. Son piezas muy ligeras y muy fáciles de cortar con tijera o cuchilla.
Se usa en: zonas muy expuestas a la lluvia, en casetas, sobre pérgolas, en cobertizos, porches, y, por lo general, en todo tipo de tejados, sean pequeños o grandes.
- Planchas asfálticas
Planchas onduladas, ligeras, semirígidas e impermeables. Se adaptan muy fácilmente a los elementos constructivos más comunes en los tejados. Son resistentes al impacto y a las heladas. Disponible en planchas muy manejables de 2 x 0,9 metros. Las encontrará en color negro, rojo teja, marrón y verde. Fácil de cortar con hojas de dientes finos en caladora, amoladora o circular. Resiste a las heladas.
Se usan en: cobertizos, casetas, segundas residencias. También se puede utilizar bajo teja o incluso en paramentos verticales.
- Planchas bajo teja
Planchas asfálticas semirígidas que no son aptas para colocar como cubierta final sino para instalar como impermeabilizante bajo las tejas.
Existen de varios tipos de onda, apropiados para los distintos tipos de teja. Sobre estas planchas se coloca la teja directamente o los rastreles que recibirán las tejas, según los casos y sistemas de instalación.
Se usan en: rehabilitación de tejados antiguos o en obra nueva.
- Lámina impermeable autoadhesiva
Se trata de una solución en forma de lámina asfáltica, apta para cubiertas planas e inclinadas, de muy fácil instalación. Presenta un acabado en gránulo rojo, verde o gris que resulta muy decorativo. Es impermeable y muy resistente a todo tipo de condiciones adversas. Antes de instalarla, la superficie debe de estar muy limpia y en buen estado de adherencia.
Además, antes de su colocación hay que dar una imprimación bituminosa de sellado. Cuando seque, se puede ya colocar la lámina autoadhesiva. Se empieza a colocar desde abajo hasta llegar a la cumbrera, solapando las planchas 10 cm y presionándolas con un rodillo. Lo encontrará en rollos de 6 x 1 m.
Se usa en: todo tipo de cubiertas inclinadas y planas con soporte en buen estado tanto de hormigón como de madera, por eso es apta para pérgolas, casetas, cobertizos, ampliaciones de vivienda…
Placas galvanizadas de diferente acabado. Las encontrará onduladas, con pequeñas ondas, y de forma trapezoidal o greca. Las hay de varios tamaños y lacadas en colores verde, beige, gris, rojizo…
Se usan para: cubrir garajes o naves agrícolas de pequeña superficie. Las de forma trapezoidal se pueden utilizar también en vertical para cubrir fachadas medianeras.
Se presenta en forma de planchas onduladas fabricadas a partir de cementos reforzados con fibras. Las hay de varios tamaños de largo y en acabados gris y rojo. Son muy resistentes, impermeables y fáciles de cortar y perforar. Resultan económicas y su envejecimiento es muy interesante estéticamente, ya que son fácilmente pobladas por musgo y líquenes.
Se usa para: estas planchas resultan muy útiles como tejado definitivo y duradero en naves industriales o agrícolas, garajes, cobertizos, sean de pequeño o gran tamaño.
¿Qué cubierta aíslan mejor?
En determinadas ocasiones es recomendable que instale una cubierta que proporcione un buen aislamiento térmico, tanto frente al frío como al calor. Para simplificar la tarea de colocación, puede recurrir a los paneles sándwich, que ofrecen en un solo producto aislamiento y cobertura.
¿Dónde es recomendable una cubierta con aislamiento?
● En viviendas y ampliaciones de viviendas.
● En porches cerrados.
● En casetas usadas como taller o estudio artístico.
● En explotaciones ganaderas y naves para animales.
Existen modelos de placas opacas que incorporan aislante de poliuretano para reforzar las propiedades de aislamiento. Hay acabados de diferente tipo que imitan la teja en color rojo y rojo envejecido. También hay placas metálicas galvanizadas con poliuretano y también modelos de fibrocemento que añaden una placa de aluminio decorativo en la base.
Se usa en: todas aquellas construcciones inclinadas en las que se necesite un mayor aislamiento, especialmente térmico, en zonas frías o de mucho calor. 

Trabaje siempre con seguridad
Va a manipular planchas que pueden resultar cortantes y el trabajo lo hará en altura, con lo que las precauciones deben ser dobles:
● Utilice calzado antideslizante y no trabaje en días de lluvia.
● Use escaleras y andamios firmes y bien situados.
● Si la altura es mucha, recurra a arneses para asegurarse al andamio.
● Póngase gafas y guantes para manipular y cortar las planchas.
Los accesorios para montaje
Por supuesto tiene todo lo necesario para realizar una buena colocación de las cubiertas, con seguridad y de forma sencilla.
● Elementos para soporte y unión: sobre los que colocar las cubiertas y unir las placas entre sí, como listones de PVC, rastreles, tableros de madera seca, perfiles de policarbonato, perfiles de aluminio, perfiles omega…
● Elementos de fijación: para muchas de las soluciones tiene kits con todo lo necesario para una correcta fijación al soporte; además, encuentra clavos y puntas para tégolas, ganchos para fibrocemento y para tejas, tornillos autotaladrantes y para paneles sándwich, fijaciones para pequeña y gran onda o capuchones impermeables para tornillos.
● Elementos de remate: no solo para completar estéticamente la obra, sino para proteger aquellas zonas de encuentro entre aleros, con paredes, etc. Puede encontrar cumbreras, vierteaguas, remates laterales, remates de pendiente, tapas frontales y laterales…

Vía: Leroy Merlin