sábado, 8 de abril de 2017

Cómo elegir aislamiento acústico aéreo

Un correcto aislamiento acústico es una de las claves para hacer que nuestro hogar sea un lugar agradable y confortable. Es la protección frente al ruido que nos ayuda a vivir tranquilos y descansados.

Un hogar libre de ruidos
Los ruidos aéreos son los más comunes, los más fáciles de transmitir: Conversaciones de los vecinos, ruidos de coches, semáforos, aviones… También son los más molestos pero tienen una fácil solución si ponemos el aislamiento adecuado.
¡Localice el problema y elija los materiales!
Las claves

- Los ruidos aéreos tienen una intensidad baja o media. Un aislante bien puesto hará que se olvide de estas molestias.
- Hay diferentes tipos de materiales. En frecuencias medias, los más habituales son espumas de poliuretano, lanas minerales, geotextiles, que atenúan la transmisión de ruido. Para frecuencias bajas y evitar resonancias en las paredes se recomiendan
- Existen compuestos mixtos son las mejores soluciones para este tipo de ruidos.
- Localice la procedencia del ruido y la zona que necesita aislar: cubiertas, muros, tabiques… y el destino de instalación: vivienda particular, local comercial, local de ocio o zona con instalaciones o máquinas funcionando.
- Los grosores de los aislantes son diferentes entre sí y hay que tenerlo en cuenta según el espacio disponible y la capacidad aislante necesaria. El aumento de grosor del aislante no implica mayor aislamiento. Ejemplo: El doble de grosor no implica el doble de aislamiento.

¿Qué es el aislamiento acústico? Características
La función de un aislante acústico es la de crear una barrera para disminuir o impedir el paso de ruido del exterior al interior de nuestra casa o que este salga hacia afuera. Es decir, es la forma de proteger y protegerse del ruido generado.
Localice de dónde proceden los ruidos: si es del exterior, de las viviendas colindantes, del vecino de arriba o del piso inferior… y elija el aislamiento según sus necesidades y la forma más adecuada de colocarlo.
Las ventajas de aislar las paredes (fachadas o tabiques medianeros) y los techos son múltiples. Además de reducir los ruidos aéreos, amortiguará el efecto eco y evitará que el sonido pase a las estructuras. Los aislantes indicados para estos espacios son los de materiales ligeros y con una alta capacidad de absorción del ruido, además de ser soluciones de fácil montaje.
Los aislantes más finos y ligeros, como son las lanas visco-elásticas, que tiene grosores desde 2mm hasta 7mm son soluciones ideales que ayudan a mejorar el aislamiento, en frecuencias bajas y aislar las estructuras metálicas (perfiles de cartón-yeso) o uniones suelo-pared.
Si el ruido procede del piso superior, tiene que tener en cuenta el tipo de suelo que tiene al elegir el aislante. Por norma general, el aislamiento de suelo es para evitar ruidos por impacto.
Tipos de aislamientos y fijación
Es un producto de origen textil reciclable en un 85 % de su composición. Largo ciclo de vida, máxima durabilidad del producto y su capacidad de reciclaje total.
Tiene un gran poder de absorción acústica y una alta durabilidad con respecto a las Lanas Minerales, lo que le permite diferentes instalaciones: atornillado, adhesivado o clavado.
Versátil en su instalación, tabiques, techos o muros; pueden quedar revestidos con diferentes velos para su instalación en techos. Tienen una componente esencialmente acústica, aunque también aíslan térmicamente.
Lanas minerales (Fibra de vidrio y Lana de Roca):
Las lanas de roca y fibras de vidrio de baja densidad son productos de absorción del ruido aéreo que atenúan los ruidos por las propiedades de los paneles que la conforman: alta capacidad de absorción del ruido y elasticidad. Resistente al fuego, son incombustibles, por lo que si entran en contacto con el fuego no generan gases ni humos tóxicos.
Aunque las lanas minerales están principalmente pensadas para el aislamiento térmico, se recomiendan también para la protección acústica ya que son capaces de reducir el ruido sonoro por su elasticidad, que dispersa la energía de la onda sonora.
Aislamiento de poliuretano:
El poliuretano es un material que nace de la mezcla química de petróleo y azúcar. De buenas propiedades aislantes, la espuma de poliuretano tiene múltiples ventajas.
Además de espumas también lo puede encontrar en planchas de diferentes tamaños y densidades; 80, 110, 150, 160kg/m3.
El poliuretano es un aislante económico, ligero y fácil de instalar. A la hora de elegirlo tiene que tener en cuenta la densidad, la rigidez de la placa y la apertura de las celdas. Las planchas de densidad 80 y 110 kg/m3 se instalan en tabiques y techos, y las de mayor densidad se instalan en suelo.
Para el aislamiento acústico aéreo, se aconseja el uso de planchas de poliuretano de celdas abiertas y semiflexible, ya que están fabricados especialmente para este tipo de trabajos.
La instalación de aislamiento es sencilla y no necesita hacer grandes obras. Los de menor densidad son ideales para instalaciones con tabiquería metálica. Para instalarlo hay que colocar los canales y montantes y la fijación a la pared y al suelo se realiza con tornillos y tacos. Otra opción es pegarlo con cola de contacto y cubrirlo con placas de cartón yeso laminado.
Aislamiento asfáltico
Las planchas asfálticas están recomendadas para la insonorización acústica a baja frecuencia.
Es un material flexible, que absorbe el ruido y lo amortigua, también es recomendado para el aislamiento térmico.
Las instalación de las telas asfálticas es muy sencilla, siempre se colocan del mismo modo independientemente del uso que le queramos dar.
Se pueden colocar de dos formas:
Fijación mecánica:
* Colocando piezas preparadas para instalar; grapándolas sobre cartón-yeso o fijándolas con un taco para fijación de aislamiento sobre otra superficie. Se recomienda conservar la continuidad del aislamiento, solapándolas para evitar pérdidas de estanqueidad. Se cubre el aislamiento mediante atornillado de la segunda placa de yeso laminar a la estructura portante con tornillos rosca chapa.
* Se aplica una capa de pegamento de contacto a la 1ª placa de yeso laminado mediante rodillo de pelo corto. De la misma manera y sobre una superficie limpia donde se haya depositado la membrana, se aplica otra capa al aislamiento asfáltico. Hay que evitar la aparición de bolsas y solapar la membrana para conservar el aislamiento y la estanqueidad. Luego se recubre con un placa de cartón-yeso laminado. Son usadas para paredes y techos y es común instalarlas entre placas de yeso.
Mixtos: geotextil + lámina asfáltica
Este tipo de aislamiento acústico combina la capacidad aislante de la lámina asfáltica de alta densidad y el geotextil que está fabricado con fibras de algodón y textiles reciclados. El aislamiento geotextil es altamente resistente a las altas temperaturas, durable y permeable.
Con este tipo de aislamiento mixto garantizamos el aislamiento acústico para bajas y medias frecuencias. Está especialmente indicada su colocación para tabiques y muros interiores. Se recomiendan su uso entre muros de ladrillos que dan al exterior (fachadas interiores). También son de fácil instalación entre perfiles metálicos con tacos y tornillos de fijación.
Mixto: lámina asfáltica + lanas minerales
Al igual que el anterior, está compuesto por dos aislantes, una lámina asfáltica de alta densidad y lana mineral. Está especialmente indicada su colocación para tabiques y muros interiores. Se recomiendan su uso entre muros de ladrillos que dan al exterior (fachadas interiores). Garantiza el aislamiento acústico para bajas y medias frecuencias.
Los tipos de aislantes mixtos conjuntan las ventajas de ambos aislantes. La láminas asfálticas son ideales para aislar el sonido de bajas frecuencias, pero en ocasiones si únicamente usamos este tipo de material que solo aísla y no absorbe, puede que la acústica de la habitación sea muy mala y el sonido rebote, por lo que para evitar esto es ideal la lana mineral, ya que tiene una alta capacidad de absorción del sonido, es un material poroso, flexible, de relativa densidad y celda abierta. Estas características hacen de la lana mineral un material altamente absorbente.
Se instala montando rastreles metálicos y fijándolo con tornillos y tacos adecuados.
Tipos básicos a tener en cuenta para cualquier instalación
- Para saber qué tipo de aislante elegir, debe fijarse en el tipo de construcción, la ubicación y la orientación de la casa.
- Si la pared donde la va a instalar es una zona húmeda, seca y el peso que va a soportar.
- Mida los m2 de la pared a aislar y calcule la cantidad de planchas que va a necesitar. Por lo general las planchas tienen medidas estándar, aunque se puedes encontrarlas de distintas medidas y grosores.
- El tamaño del aislante depende también de si es rígido, flexible o en rollo.
- Para fijarlo utilice el adhesivo o un tipo de fijación adecuado. Con respecto a los adhesivos, evite aquellos que contengan disolventes.
- Para una instalación de rastreles, calcule previamente el número de canales y montantes que va a necesitar.

Vía: Leroy Merlin