domingo, 23 de abril de 2017

Candados y antirrobos

Los candados sirven para resguardar del hurto aquellos objetos que consideramos de valor. Los encontrará de diferentes tipos (candados, cables, cadenas…) ya que, cada una atiende a necesidades distintas. Los hay para bicicletas, motos, furgonetas, puertas, cofres, equipajes, mochilas, taquillas, armarios...

Criterios de elección

Para escoger un candado debe de atender a las siguientes cuestiones:

- El nivel de seguridad que necesita.

- Qué va a proteger.

- El tamaño de lo que quiere proteger, pues no es lo mismo una pequeña maleta de viaje que una gran puerta.

A. El nivel de seguridad

La normativa europea contempla diferentes niveles de seguridad para los candados que oscilan del 1 al 10, siendo:

- Del 1 al 3: nivel de protección básica,para uso cotidiano.

- Del 4 al 6: nivel de protección general,para asegurar bienes de valor medio.

- Del 7 al 10: nivel de protección alta,para usos industrial y comercial o para resguardar bienes como motos o bicicletas que se estacionen prolongadamente en lugares públicos. Preparados contra intentos de apalancamiento y corte.

Puede encontrar candados con dos tipos de cierre:

- Con llave: cada candado es abierto con una llave distinta aunque también se puede solicitar candados de seguridad con llaves iguales o llaves maestras. Los candados con llave son los más seguros.

- Con combinación: son los candados que se abren y cierran mediante una combinación numérica. Muy habituales en maletines y mochilas. No requieren de llave.

También va a influir en el nivel de protección, la forma y el tamaño del candado. Los candados con forma de U son más seguros frente a los ataques, ya que ofrecen mayor resistencia. En cuanto al tamaño, por norma general, cuanto más grande sea el diámetro del candado, más costará cortarlo y será más seguro. Aunque, al mismo tiempo, será más pesado.

B. ¿Qué va a proteger?

- Armarios y taquillas: se recomienda un candado de latón o aluminio, con grillete de acero endurecido. De arco corto o largo, según preferencias.

- Equipajes: se recomienda el uso de un candado de latón o aluminio, de dimensiones pequeñas (hasta 3 cm de cuerpo), con arco corto o largo o cable de acero. Los encuentra con llave o de combinación, de colores variados y diseños decorativos realizados con vinilo.

- Motos y bicicletas: los cables de acero trenzado o endurecido sirven tanto para moto como para bicicleta. Hay cables de cierre con llave y de combinación y desde 50 cm hasta 180 cm de longitud.

Para ciclomotores puede optar también por el candado antirrobo de bloqueo, con cuerpo de inyección metálica, mecanismo de cierre automático y llave tubular que se coloca en el disco ventilado de la moto.

Para bicicletas, existe un candado antirrobo de acero con arco en forma de U invertida.

- Verjas y puertas: se recomienda el uso de un candado más fuerte, que sea más difícil de romper como los candados de acero inoxidable o de acero templado y zinc y las cadenas de acero endurecido (de mayor resistencia al impacto y al corte) o cementado (con la superficie endurecida con carbono que lo hace muy resistente a los golpes; también dispone de un núcleo muy duro). Encontrará candados de 4 o más pernios, con propiedades antiganzúa.

Asimismo, también es importante contar con un candado preparado para soportar los cambios de tiempo si va a estar en el exterior como un candado de acero laminado con protección anticorrosiva; otro antihumedad o cadenas forradas de polipropileno.

Mantenimiento de los candados

Para candados de seguridad básica y general, basta con soplar el candado de seguridad de forma ocasional para eliminar los restos de polvo depositados en él.

Para candados de alta seguridad, utilice aire presurizado para limpiar las partículas de polvo acumuladas en la cerradura del candado una vez al año. Y para suavizar la cerradura o las ranuras del arco, aplica una delgada capa de lubricante no graso. No use aceite.

La limpieza y lubricación regular de los candados les proporciona una vida útil más prolongada.


Vía: Leroy Merlin