jueves, 16 de marzo de 2017

Modernista contemporáneo: vivienda en un edificio histórico

Cuando se juntan un espíritu creativo, años de experiencia y un valioso marco histórico, sólo puede salir algo bueno. Es el caso de esta sobrecogedora vivienda de espacios envidiables y acabados refinados. No, no siempre se puede disfrutar de 180 m² en el centro de Barcelona, pero este apartamento además de molduras y frescos, muestra encanto, buen gusto y humildad. Tres cualidades que pueden llevarse a cualquier parte. Loag studio nos muestra las claves del lujo relajado.
Esto, señoras y señores, es el aspecto que tiene una finca regia de Barcelona. El trato del espacio, el mobiliario, sensibilidad para apreciar el valor arquitectónico y delicadeza en la intervención ya es todo obra de Esther, la dueña. En su estudio de interiorismo realiza proyectos en los que combina su pasión por el arte, la arquitectura, diseño industrial e impulso creativo en general. En su casa, como no podía ser de otra forma, se aprecia en cada esquina su capacidad de análisis, respeto por la historia del edificio y amor por el espacio y la luz natural.

Espacios frescos y ambiente acogedor

El proyecto pretende conservar las virtudes de la vivienda y potenciarlas allí donde sea posible. Los generosos espacios y amplios huecos de fachada inundan las estancias de luz. La intervención respeta el trazado de los muros estructurales, pero trata de abrir las estancias prescindiendo de alguno de los tabiques originales, apostando por espacios continuos y transiciones fluídas. Se decide resolver la envolvente en tonos blancos, de manera que sean los elementos preexistentes de tendencia modernista los que definan el ritmo del interiorismo.
Estancias de primavera
La galería, uno de los tesoros de la vivienda, recible toda la luz de la fachada, y la filtra hacia el interior a través de amplios huecos en los muros. Se trata del espacio más atractivo de la vivienda, además de un eficiente amortiguador climático. En invierno, atrapa la radiación solar y la transmite al resto de la vivienda, mientras que en verano, la apertura de las ventanas favorece la ventilación natural. Un rincón perfecto para alojar la biblioteca y pasar largas tardes primaverales.
Arquitectura e historia
El catálogo de elementos recuperables que quedan incluídos en el diseño de los espacios incluye artesonados de techos, como éste, sobre el estudio, que combinado con el mosaico de baldosa hidráulidca del suelo, tiñe la estancia de notas cálidas. Todas las carpinterías son también restauradas y reinstaladas, respetando al máximo su apariencia original. El mobiliario, diseño personal de la dueña, se define con líneas sencillas, cortes limpios y tonos neutros, dotando a cada estancia de una chispa industrial contemporánea, frente a los trazos del modernismo.
Casero sofisticado
La cocina es un espacio limpio y desahogado, que combina muebles bajos lacados en blanco, con piezas de madera y tonos metalizados, bañado de luz natural. El color oscuro de las paredes imprime un carácter más sobrio al espacio, y el zócalo de alicatado cerámico vidriado suaviza la paleta cromática. La apertura del espacio permite la aparición de nuevos rincones en el programa, como una barra de bar, convertida en lugar de encuentro cada mañana.
Luz, tejido y pigmento

El dormitorio se convierte en un espacio de acertada experimentación con tejidos, materiales y estampados. Con una paleta cromática natural, incluye piezas icónicas de mobiliario y otras diseñadas a medida. La luz natural es el soporte de toda la estancia, y los techos, suelos y carpinterías la visten con aire bohemio formal.

Para más información visiten: loag studio 
Vía: habitissimo