lunes, 13 de marzo de 2017

Casa en San Sebastián. Una gran suite abierta.

Tener en su propia casa la sensación de que estaba en un buen hotel. Este fue el deseo que la propietaria de esta vivienda en San Sebastián, y así se lo transmitió a los autores del rediseño del bonito apartamento, el estudio barcelonés Arquitectura G.
La casa fue habitada durante años por una familia con tres hijas hasta que, ya mayores, dejaron de vivir en él. La propietaria se encontraba con una vivienda muy compartimentada, con 5 dormitorios distribuidos a modo de espina de pez por un pasillo de 12 metros, y un salón de dimensiones modestas. En la práctica, tenía un piso de 160m2 y solo disfrutaba de 50 con regularidad.
El proyecto plantea adaptar la vivienda a este nuevo momento vital, organizándola de tal modo que genere una nueva cotidianeidad para la propietaria. Esta nueva situación habitual implicará poder disfrutar de amplitud de espacio y abundancia de luz.

Del mismo modo, esta amplitud permitirá alojar con comodidad reuniones familiares ocasionales.
Aunque estemos en un contexto urbano, el piso se encuentra en un bloque de viviendas rodeado por un entorno ajardinado. Tres de los cuatro lados de la planta del piso están abiertos hacia el exterior, por lo que otra de las voluntades del proyecto es incorporar la presencia del exuberante verde que rodea el bloque en el día a día.
A nivel de distribución, el piso se organiza alrededor de un núcleo revestido de baldosas marrones de gres de 5x5cm.
Éste, además de definir las circulaciones, contiene cocina, baño, lavadero y hogar.

De esta forma se cumplen los deseos de la propietaria, ya que la vivienda es básicamente una gran suite abierta que además contiene una cocina y una habitación compartimentable para invitados.

Fotografías: © José Hevia

Para más información visiten: Arquitectura G
Vía: diarioDESIGN