miércoles, 29 de marzo de 2017

At Six, el lujo más sobrio de Estocolmo.

El pasado 23 de marzo, la capital sueca se despertó con un nuevo inquilino que hará las delicias de los amantes del arte y del diseño que cada año la visitan, coincidiendo con su feria de mobiliario o en el resto del año para conocer “la Venecia del Norte”. At Six es más que un hotel exclusivo, es algo totalmente nuevo.
Esta experiencia que es a la vez arte, diseño y servicio al más alto nivel ha sido ideada por Universal Design Studio en un edificio que ha pasado de lugar de encuentro para socialités e intelectuales de la península nórdica a icono del brutalismo moderno escandinavo. Para convertirse en casilla de salida del “nuevo glamour” de la capital sueca al cruzar las puertas de Brunkebergstorg 6 y encontrarse con la monumental escalera de granito del lobby.
Y al subir las escaleras, At Six brilla con todo el esplendor de la gama de comisiones de diseño a medida, que redefinen esta experiencia de lujo atemporal. Las obras de arte son protagonistas desde la comentada escalera, con un busto de Jaume Plensa, pasando por firmas tan destacadas como Julian Opie, Sol LeWitt, Olafur Eliasson e incluyendo autores suecos. Han sido seleccionadas por la comisaria de arte Sune Nordgren, y colocadas por todas las áreas públicas y las 343 habitaciones del hotel.
Los espacios públicos del hotel comparten estética brutalista con el exterior: una paleta de piedra aserrada, acero ennegrecido y granito pulido, que genera un contraste con la ligereza del mobiliario.
Los muebles combinan reediciones clásicas en colores inesperados, piezas clásicas y contemporáneas que incluyen diseñadores internacionales, locales y futuros.
Las habitaciones guiñan hacia la escalera identitaria al contar con un generoso escritorio de mármol, que domina una de las paredes y se apoya en el mueble bar de latón cepillado. El estudio de arquitectura Universal Design Studio, capitaneado por los ingleses Edward Barber y Jay Osgerby dejan su sello en espacios compactos pero considerados, en los que los huéspedes pueden trabajar informalmente, entretenerse o relajarse. La iluminación, hecha a mano por Rubn, y los materiales también locales, mezclan artesanía y diseño suecos para crear en At Six una atmósfera distintiva y especial en toda la propiedad.

Para más información visiten: Universal Design StudioHotel At Six
Vía: diarioDESIGN