martes, 7 de febrero de 2017

Una casa sencilla, sí, pero con mucho estilo

Cuando hablamos de los arquitectos Anna & Eugeni Bach, nos vienen a la mente viviendas bien solucionadas, estudiadas y con un acento muy mediterráneo, y esto es lo que va a poder disfrutar a continuación. La casa, una vivienda de 150 m² muy sencilla, sí, pero que no escatima en detalles. Esta intervención en la plaza Kennedy en la ciudad de Barcelona, está inundada de luz, del color blanco y un exquisito gusto por la madera. ¡Adelante!
La clave: Luz y conexión
Se aprovecha por una vez la distribución original, ya que aunque algo compartimentada, estaba bien resuelta, así que de manera leve se decide eliminar la tabiquería del salón-comedor y del dormitorio principal, suprimiendo una de las habitaciones y dejando un espacio más amplio para dar paso a nueva vivienda en la que la luz llega a cada rincón. Respondiendo a las necesidades de los nuevos propietarios, A&EB deciden eliminar también mobiliario fijo de la vivienda; armarios empotrados, chimeneas o espejos que no cuadraban con su estilo de vida.
Para explotar la flexibilidad y la versatilidad de la vivienda, se potencia la conexión entre usos y estancias, y así vemos como se ubica en medio de la habitación principal el despacho o como la cocina se conecta a través de una barra americana con el salón-comedor, dejando una distribución fluida donde prima la comunicación.
Sencillo y potente

Hablamos de ambientes sencillos, en el que el color blanco de la envolvente y los techos lisos y continuos llenan de luz cada rincón y potencian la presencia de la madera, presente en toda la vivienda en el suelo de madera natural y mobiliario. Este tándem crea un conjunto tranquilo y acogedor que eleva la presencia de los demás elementos colocados o construidos. Un sistema de estores tamizan la luz natural que entra desde la terraza.

Continuidad hacia el exterior

Con la intención de crear espacios amplios y livianos, los arquitectos distribuyen el mobiliario de manera perimetral, y se ubican en las paredes el almacenamiento, y de manera muy ingeniosa, los armarios bajos también pueden utilizarse como asiento en reuniones familiares o con amigos. Se dibuja una horizontalidad que conecta el espacio con el exterior y el centro de la estancia queda libre para la circulación, donde fantásticas piezas de mobiliario ganan protagonismo y dan voz al conjunto.

¡Limpio y amplio!
Una cocina con distribución en "U" se abre al salón a través de una barra americana, para formar un espacio polivalente donde el convivir es lo más importante. Los electrodomésticos integrados y el mobiliario lacado blanco se fusiona con la envolvente del mismo color creando un espacio aparentemente más amplio y con la ayuda del suelo de gres, más limpio. Los toques de madera dan profundidad y coherencia al conjunto.

Distribución inteligente 

En la habitación, un volumen de madera soluciona el interiorismo y organiza la distribución. Por un lado este cubo se erige como cabecero de la cama y sin llegar al techo deja pasar la luz natural que esta estancia necesita, pero si lo rodeamos, en la parte posterior hallamos la mesa y las estanterías que albergan el estudio de la vivienda. ¡Impresionante la efectividad de un elemento de 2m3 de dimensión!

Una pared funcional

Como colofón en esta habitación, unos listones de madera pintada de color blanco, forman dos planos en pared y techo que abrazan la zona para dormir y la diferencian del resto de la habitación, dándole un carácter más acogedor e íntimo. Pero la cosa no acaba aquí, además de albergar la climatización de la estancia, entre estos listones de madera lacados en blanco se esconde una iluminación tenue que inunda el dormitorio y el estudio a la vez. Y como la cueva de Alí Babá una puerta que se esconde nos conduce al baño privado de la habitación.

Para más información visiten: A&EB
Vía: habitissimo