sábado, 4 de febrero de 2017

Un piso en Barcelona ¡moderno y maravilloso!

Markham Stagers es un estudio dedicado a proyectos de Home Staging de alta gama. Su trabajo consiste en adaptar las viviendas y casas de lujo de clientes privados e inmobiliarias para hacerlas más atractivas a los posibles compradores y futuros inquilinos. Sus trabajos siempre van en sintonía con el tipo de comprador, sus gustos y forma de vida, así que las probabilidades de conseguir el cliente deseado aumentan exponencialmente. Además de estos servicios, también cuentan con fotógrafos de arquitectura e interiorismo que harán que las imágenes de las casas que circulen por las redes sean tan jugosas que cualquiera de nosotros quisiera mudarse a ellas inmediatamente. ¿No se lo cree? Puede comprobarlo usted mismo en este recorrido por uno de sus fantásticos proyectos.
Un piso en Barcelona
Este encargo era un auténtico reto de los que motivan hasta la saciedad. El apartamento en el que había que intervenir está ubicado en la parte alta de Barcelona y contaba con largos pasillos, grandes estancias y varias fachadas hacia la calle, por lo que la gran cantidad de ventanas ofrecían una buenísima iluminación a los interiores. Desde la puerta de entrada podemos ya intuir lo que nos vamos a encontrar como si fuéramos los interesados en esta casa, y la verdad es que a nosotros nos gusta mucho lo que estamos viendo.
Colores claros
Dos decisiones han sido las más importantes en el diseño de la decoración del inmueble: una, la de elegir muebles sencillos y modernos, con un cierto toque escandinavo. Y la segunda, la de optar por una paleta de colores claros que acentúan la luz natural que entra por las ventanas del salón y generan unos ambientes alegres y muy acogedores. Esta base de colores neutros se ve complementada con toques de colores más fuertes como el rosa y el rojo, presentes en algunos detalles como cojines, cuadros y lámparas.
El secreto: poder imaginar
El Home Staging siempre busca que el visitante de la casa pueda imaginarse su propia vida entre esas paredes. Pero como no es una sola persona la que visita la casa, la decoración tiene que ser relativamente neutra para gustar al mayor número de posibles compradores, pero también ser atractiva y actual para crear un efecto magnético. Además de esto, es fundamental que la casa tenga los mínimos muebles para que nos hagamos una idea de lo que los espacios pueden dar de sí y qué muebles pueden alojar.
Comedor moderno en negro y madera
Una sencilla mesa de madera es la que ocupa, junto a unas sillas negras de diseño, la zona de comedor. La lámpara del techo, también negra. y el cuadro de la pared en tonos rojos y verdes son los únicos elementos decorativos de la sala, lo suficiente para definir un ambiente acogedor. Las grandes ventanas hacia la calle permiten abundante entrada de luz natural que se ve potenciada gracias a las superficies blancas de paredes, techos, suelo y muebles. Al fondo, la cocina completamente equipada.
Visión global de la casa
Desde la cocina se tiene una visión bastante completa de la casa y se aprecia la profundidad y los espacios tan generosos con los que cuenta. El suelo continuo de madera y las paredes blancas son una buena base para añadir una decoración sencilla y nada personal, pero a la vez moderna. El espejo que cuelga de la pared del salón es la clave para decorar sin recargar y además, un espejo siempre aumenta la sensación de amplitud y potencia la luminosidad.
El balcón

Terminamos la visita por este apartamento de lujo en el balcón. Decorado con pocos muebles, el balcón es una de las estancias clave para atraer al posible comprador, ya que se trata de de una de las zonas de descanso más deseadas. Una silla de diseño, una estantería negra metálica y una lámpara de pie rojo eléctrico es todo lo necesario para atraer las miradas, captar la atención del visitante y conseguir, quién sabe, una buena venta.

Para más información visiten: Home Staging 
Vía: Homify