martes, 21 de febrero de 2017

La importancia del detalle: una casa donde el mobiliario define el espacio

Si alguna vez soñó con la casa perfecta; un espacio cálido y tranquilo, hecho para usted, donde cada rincón es especial y cada pieza es un tesoro; si su casa soñada se compone de tonos cálidos, muebles con nombre, detalles cuidados y luz natural, esta casa, obra del estudio de arquitectura Twobo, seguro que se le parece mucho, mucho.
Claridad y frescor
El proyecto interviene en un espacio de 200 m² en el barrio de Gracia de Barcelona, para convertirlo en una oficina de 60 m² y una vivienda duplex de 140 m². Una vez derribados los tabiques y elementos que lo contaminaban, el interior queda libre para ser replanteado, respondiendo a la geometría irregular del perímetro como oportunidad para crear pequeños escenarios cotidianos. La generosa luz natural promete acompañar cada decisión, enriqueciendo las futuras estancias. Ya desde la entrada nos conquista la claridad, la calma absoluta del interior, los acabados suaves, y el juego de materiales.
Escenas relacionadas
La nueva distribución define los espacios casi sin esfuerzo, reduciendo los tabiques al mínimo, y estructurando la sucesión de estancias gracias a piezas de mobiliario integrado, como armarios, estanterías y escalones. Los tramos de material visten el espacio sin necesidad de ornamentación, y los escenarios simplemente van apareciendo de manera independiente y coherente a la vez.
Con notas de madera
La alternancia de blancos lisos y superficies de madera crea un agradable patrón cromático, que resuelve espacios y mobiliario. La intervención se desprende del plano del techo, dotándolo de singularidad, y subrayando su carácter tradicional para sumarlo al espíritu de la casa. Los huecos de las ventanas quedan enmarcados en el mobiliario, y la sucesión de planos de luz sobre madera complementa el interiorismo. Las piezas de mobiliario responden a un criterio desenfadado y sofisticado, combinando materiales nobles, de carácter variado, como el mimbre de las sillas y el robusto mármol blanco de la mesa de comedor.
Diáfano y coherente
El espacio principal comprende una serie de ambientes en cadena, que quedan recogidos sobre la misma tarima de madera maciza, uniendo rincones en una sola estancia. Un amplio ventanal comunica el salón con la terraza, como continuación dele espacio interior. La estancia se abre al espacio gracias a la orientación en L del sofá de obra, resuelto con rasillón pintado de blanco, y acompañado de estanterías y superficies de apoyo que abastecen la estancia.
Blancos, grises y naranjas encendidos salpican todo el interior, concebido como un único espacio diáfano, con múltiples caras.
El mueble continuo
La eterna conexión visual entre las estancias hacen que unas participen de otras y el día a día queda difuminado en una estancia única resuelta con un patrón lo suficientemente neutro y respetuoso como para que ninguna de las zonas de uso se imponga por encima de otra. La misma solución de mobiliario integrado se aplica por todo el interior, resolviendo también los muebles de cocina y encimeras. En un juego de transparencias y blancos lacados se desenvuelve la cocina, radiante de luz natural, y con un trazado funcional y despejado. El cuidado diseño de cada pieza, convierte superficies, frentes, hendiduras y tiradores en elementos singulares resueltos de manera impecable.
Orden y descanso
Los dormitorios se definen como estancias templadas de sábanas blancas y luz natural. Con un solo gesto se compone una pieza de mobiliario que aporta orden a la estancia, incorporando armarios y escritorio. La luz entra a través de esta banda diseñada a medida, suavizando el brillo sobre los paneles de madera y creando un ambiente cálido y acogedor. Las contraventanas de corte clásico completan al diseño y la delicadeza del conjunto se asemeja a la del interior de una caja de costura. Todo encaja, todo funciona como un único mecanismo.
Materiales con presencia
El blanco de la envolente y los planos de madera del pavimento y aplacados de las paredes nos conducen hacia la planta superior. Aquí, una estancia abierta destinada a una pequeña sala de estar y biblioteca nos recibe de manera humilde, con materiales vistos y sencillo mobiliario. Un pequeño office se esconde tras un muro de rasillón a media altura, sin llegar a cerrar el espacio. Todo está conectado, todas las transiciones son fluidas. Aquí también, el blanco uniforme de la envolvente se resta importancia frente a los techos de bóveda catalana, y la paleta cromática natural queda enjoyada con los lomos de los libros de la biblioteca.
Corte limpio y luz natural

Los cuartos de baño ofrecen un catálogo de soluciones que hacen alarde de ingenio y buen gusto. La alternancia de planos de espejo y cristal multiplica la sensación de amplitud e intensifica la luz natural. Se resuelve el interior con golpes de decisión, extendiendo el material por toda la superficie, con cortes limpios y líneas definidas. El espejo, la madera, el pavimento… todo parece seguir al pie de la letra el dibujo original de la idea, y traducirse fielmente en la realidad. 

Para más información visiten: TWOBO
Vía: habitissimo