sábado, 4 de febrero de 2017

De destilería a apartamentos turísticos por Projekt Praga


Los apartamentos Perla Brewery son una de esas pequeñas joyas que, en ocasiones, sorprenden al viajero en su busca de alojamiento en una ciudad desconocida. Los apartamentos están situados en la histórica destilería Vetter, en Lublin (Polonia), que, antes de ser comprada por Karol Vetter y transformada en una fábrica de cerveza, albergó un monasterio desde el siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XIX. A partir de entonces, y durante 200 años, se convirtió en la fábrica hasta que cesó su actividad hace más de dos décadas.


En 2013, la empresa cervecera encargó al estudio de arquitectura Projekt Praga la remodelación del complejo. Su idea era “desarrollar la cervecería tanto comercial como públicamente, manteniendo todos los edificios históricos, para devolver a la ciudad este importante lugar, haciéndolo más presente en la vida cotidiana de sus habitantes y turistas”, explican desde el estudio. Para ello se planificaron diferentes opciones entre las que se incluyeron estos siete apartamentos, situados en un edificio de dos plantas en uno de los patios internos del complejo.

De los siete modernos y luminosos alojamientos, uno está situado en la planta baja y cuenta con acceso directo desde el patio, mientras que al resto se accede mediante dos escaleras que conducen al primer piso. “El diseño se ha enfocado en crear espacios habitables totalmente excepcionales y que se dividieran en dos áreas claramente diferenciadas”, indican los arquitectos”. Sus superficies van de los 22 a los 66 m2, pudiendo acomodar a huéspedes solos así como albergar fiesta para eventos organizados.

Todos los alojamientos cuentan con un espacio abierto, luminoso, pintado de blanco, donde una caja de madera de roble sirve para ocultar las instalaciones, además de la cocina, el baño, un armario e, incluso, una zona de estudio. Los tres de mayor superficie cuentan con habitaciones adicionales: dormitorios de suave color gris, con originales camas integradas en plataformas de madera y asientos bajos, donde la iluminación tenue y cálida contrasta con la luz intensa de la zona de día.

Para los detalles y el mobiliario se utilizó madera, sobre todo de roble, y acero ya que estaban presentes en las antiguas escaleras de madera. Las piezas más impersonales se combinan con otras de factura más artesanal como las sillas de comedor, las sillas de escritorio y los taburetes elaborados en la fábrica de muebles polaca Fameg. Las habitaciones también cuentan con mesitas de café en forma de columna, mesas de comedor, maceteros, accesorios de baño… que han sido realizados por artesanos locales de Lublin según el diseño del estudio de arquitectura.

Para más información visiten: Projekt Pragaapartamentos Perla Brewery