viernes, 13 de enero de 2017

Decorar paredes con cabezas de ciervo

Así a priori, seguro que el título les suena a decoración rancia, basada en piezas de caza, maderas oscuras y cuadros clásicos, y en cambio está en lo cierto es que si se fijan bien en las revistas de decoración, últimamente aparecen cabezas de ciervo como chopos decorando las estancias más modernas.
Lo cierto es que dándole un aire más renovado y una vez que el ojo se habitúa (la primera vez que las vemos chocan un poco), resultan un complemento muy original, poco habitual (hasta que se use en masa) y ligeramente sofisticado (una especie de “kitsch chic”).
Por supuesto, no suelen ser cabezas de ciervo reales, sino recreadas, pintadas, coloreadas, en metal, en madera o en los materiales más diversos (puede hacérselas usted mismo para darle un toque muy personal).
Vía: Decofilia