martes, 31 de enero de 2017

Decorar con taquillas metálicas

Hay elementos que, históricamente, se ha tenido en cuenta sólo su faceta funcional, pero que actualmente comienza a tenerse en cuenta también su estética. Incluso, se están usando como elementos de decoración. Me estoy refiriendo concretamente a las clásicas taquillas metálicas.

De hecho, hay empresas que se han dedicado y continúan dedicándose a la fabricación y comercialización en exclusiva de este tipo de mobiliario, pero ya cuidando su estética y realizando diseños algo más elaborados. Del estudio que hemos realizado en internet, hemos podido comprobar que uno de los actuales referentes en el sector de la fabricación de taquillas metálicas es Setroc, fabricándolas tanto en serie como a medida.

Como digo, este tipo de mobiliario, ha sido hasta hace muy poco tiempo, exclusivo del sector industrial principalmente. Para ser justos, además de la industria, también ha tenido un uso extendido en gimnasios y centros deportivos, grandes superficies y supermercados, colegios y centros de estudios, y algún otro tipo de comercio más específicos. Fuera de estas aplicaciones, su uso ha estado relativamente limitado.

Cambio de tendencia en el uso de las taquillas metálicas

Sin embargo, esto está cambiando. Ahora se está introduciendo también su uso en las viviendas y hogares, cosa que antes, era totalmente impensable. Estamos en la época en que la decoración no tiene límites. Incluso me atrevería a decir que, a veces, roza la transgresión.

Ahora podemos incluir en nuestra decoración cualquier elemento, tan sólo tenemos que saber combinarlos.
Hoy le vamos a proponer un cambio radical y, para ello, vamos a utilizar las tradicionales taquillas metálicas.
Vamos a sacarle todo el jugo posible. Por un lado, aprovecharemos su indudable capacidad de almacenaje y como organizador y, por otro, vamos a transformar su aspecto sobrio y frío, en otro mucho más cálido, estético y divertido.
Son válidas tanto las taquillas nuevas, como las usadas e incluso viejas y deterioradas. Sobre todo, en éstas últimas, podemos imprimir nuestra propia personalidad y estado de ánimo, dándole un toque de lo más personal.
Aquí está permitido casi todo. Desde cambiarlas de color, decorarlas con determinadas imágenes y textos, cambiar su propia estructura eliminando algunas de las puertas, transformando la taquilla metálica en un banco, una cómoda o una mesa, etc. Incluso podríamos optar por dejarlas tal cual están. Todo depende de nuestros gustos y, como no, del entorno que rodeará a este nuevo elemento decorativo.
Tanto si tiene una vieja taquilla y no sabe qué hacer con ella, como si no, no se pierda todas las ideas que incluimos en este artículo.
Como podrá ver, a las taquillas, se les puede sacar muchísimo partido en distintas y dispares ubicaciones. Tanto en dormitorios, como en salas de estar, en cocinas, baños… e incluso en recibidores.

Vía: Bricoblog