miércoles, 4 de enero de 2017

Camas en alto para espacios pequeños

Si tenemos pocos metros en casa, somos muchos en la familia, o sólo disponemos de un microapartamento para vivir, hay que agudizar el ingenio para que tanto la decoración como la distribución de espacios pequeños sea tan funcional como estética, evitando que el conjunto resulte abigarrado o con demasiadas cosas de por medio.
Uno de los muebles que más ocupan en una vivienda es la cama, especialmente si es de matrimonio. Por eso, uno de los recursos más útiles para aprovechar el espacio disponible es situarla en lo alto, lo que implica descartar la mentalidad “tengo X metros cuadrados” por “tengo X metros cúbicos”… Y es que a la hora de decorar nuestras casas siempre pensamos en el espacio que tenemos en suelo pero pocas veces se nos ocurre cómo aprovechar toda esa zona libre que se sitúa a partir de la altura de nuestros ojos.
Al mismo tiempo, siempre asociamos las camas en alto a las literas de las habitaciones de los niños. Sin embargo, existen muchos métodos para situar también, por qué no, la cama de matrimonio en las alturas. Es cierto que para eso hay que contar con un techo de una altura mayor que la media si queremos evitar chichones al levantarnos de la cama, y que además conlleva algún inconveniente (sobre todo en el caso de camas altas estándar con escaleras portátiles o de barco), como el tener que molestar a la pareja si se tiene que ir al baño a medianoche o la incomodidad para hacer la cama, pero cuando no hay espacio, el poder conseguir un hueco libre en suelo de unos 4m2 (2×2) puede resultar un lujo y el esfuerzo compensa.
Por otro lado, hay soluciones y diseños para todos los gustos que tratan de evitar estos obstáculos: Desde construir a medida una estructura en alto que lleve incorporada una escalera fija y cómoda para subir (a modo de doble piso), hasta camas elevables, que suben y bajan por unos raíles hasta llegar casi al techo quedando prácticamente camufladas de día y bajando a una altura más cómoda para dormir de noche, permitiendo además su colocación en pisos cuya altura de techo no deja lugar a otras opciones.
De cualquier modo, la principal ventaja de situar la cama en alto, ya sea en habitaciones infantiles o matrimoniales, es que permiten liberar un espacio debajo para colocar una zona de escritorio y estudio, un pequeño vestidor, armarios de almacenaje e incluso un baño, una cocina o un pequeño salón con su sofá, sillón y zona de TV. Esto ayuda no sólo a conseguir una casa más práctica y funcional, sino que también aporta un plus a la decoración, ya que aporta amplitud y sensación de espacio a zonas minúsculas.

Vía: Decofilia