domingo, 25 de diciembre de 2016

Viviendas con jardín interior

¿Le gusta el verde pero siente que un par de plantas no es suficiente? ¿Vive en un bajo que da a un patio? ¿Le apasionan los jardines japoneses?… Si su respuesta es sí a cualquiera de estas opciones ¡créase su propio jardín interior!
Bien es cierto que no todas las casas cuentan con esa posibilidad. Los pisos muy pequeños no pueden permitirse el lujo de destinar una zona específica a un jardín y seguramente tengan que conformarse con un arbolito, un jardín vertical o algunas de nuestras ideas para decorar con plantas. Pero si su casa lo permite, acristalar una zona y colocar dentro algo de verde en su interior le dará una vida especial, además de resultar muy decorativa.

Opciones para crear un jardín interior hay para todos los gustos: Tal como comentamos, lo más habitual es acristalar un área determinada, muchas veces en el medio del salón como separador de espacios, pero también, por qué no, puede colocarse en un lado de la estancia dando a una pared, en un hueco del baño o en el frente de cocina.
Lo más común es realizarla con formas rectangulares, por comodidad y sencillez de ejecución, pero si puede permitírselo, un jardín curvado resultará mucho más original y llamativo.
Si su casa da a un patio de luces, puede aprovechar el hueco para colocar algunas plantas, piedras y maderas oscuras y crearse un pequeño patio inglés. Y si no lo tiene, pero tampoco le atrae la idea de acristalar una zona, por aquello de andar siempre limpiando los cristales, puede crearse su propio jardín interior libre y sin barreras arquitectónicas. Eso sí, le aconsejamos en ese caso que al menos delimite su forma en el suelo (bien con piedras, losetas o musgo artificial), para que tenga aspecto de jardín separado.
A la hora de elegir el tipo de planta, la luz natural y el tamaño de su jardín condicionarán claramente este aspecto. Palmeras, bojs, olivos, cactus, bambú o simplemente plantas de hoja grande harán las delicias de su patio interior, pero si la luz natural no es su fuerte y no quiere renunciar a su pequeño jardín, o es de los que no quiere pasarse el día regando los troncos o abriendo los cristales para mantener la vegetación fresca como una lechuga, plantéese usar plantas artificiales: tenga en cuenta que a la vista es mejor un jardín artificial que uno natural poco cuidado o casi seco. Además, hoy en día hay casas que realizan imitaciones muy buenas y a cierta distancia nadie lo notará.
¿Y los complementos? Cantos grandes o pequeños, blancas o grises, tablones de madera, piedra natural, maceteros de diseño y algún que otro complemento como farolillos o velitas pueden darle un toque especial a su jardín.
Vía: Decofilia