miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un privilegiado hotel volcado al Lago Como.

La arquitecta y diseñadora española residente en Milán, Patricia Urquiola, es la responsable de la arquitectura e interiorismo del nuevo Hotel Il Sereno Lago di Como, que cuenta además con la presencia del chef ganador de cuatro Estrellas Michelín, Andrea Berton, en la cocina del restaurante; y la colaboración del conocido botánico Patrick Blanc en el diseño del jardín. Un hotel contemporáneo que, rodeado de construcciones clásicas, se eleva sobre un promontorio en un impresionante emplazamiento junto a la pequeña aldea de Torno, desde donde abre sus vistas al lago Como.
Con un diseño perfectamente integrado en el entorno, Urquiola ha diseñado una escultural escalera en el centro del hotel, convertida en protagonista del vestíbulo. Con peldaños en madera de nogal, y envuelta por una celosía de varillas verticales hechas de bronce, la escalera parece flotar en el espacio. Las oscuras y elegantes vetas de la madera combinan a la perfección con la piedra ceppo di grè del pavimento del hotel, y los patrones de bajo relieve del mármol que, revistiendo algunas de las paredes, imitan el suelo de terrazo veneciano del restaurante.
Los muebles modernos y personalizados creados por Urquiola, que incluyen piezas a medida, alfombras, revestimientos de paredes, lámparas, bañeras o accesorios de baño, entre otros, completan el elegante y sofisticado diseño de un espacio donde los sutiles tonos tierra, en gris y nogal, se han combinado con otros azules y verdes, en referencia a los colores predominantes en el entorno. Cada una de las 30 amplias suites de lujo que componen el hotel cuentan con su propia terraza, que permite a los huéspedes disfrutar de las inmejorables vistas sobre el lago.
La colaboración de la diseñadora ha ido más allá de los aspectos físicos del hotel, a través de la creación de bufandas de seda y foulards, que producidos localmente forman parte de los uniformes del personal. Además de un diseño personalizado y disponible para los huéspedes.
Con la misma importancia que los interiores del hotel, los exteriores y jardines han sido cuidadosamente diseñados, con pasadizos ocultos para disfrutar de tranquilos paseos, o una piscina desbordante junto al lago, rodeada por una terraza pavimentada en madera y un bar donde descansar y disfrutar del paisaje. Una pequeña playa junto a ella permite a los huéspedes acceder directamente al lago.
El hotel cuenta además con tres impresionantes obras botánicas diseñadas por Patrick Blanc y compuestas por miles de especies de plantas. Dos jardines verticales –Le Mirroir Vert du Lac, situado en la fachada principal del hotel, orientada al lago, y Le Canyon, junto a la entrada–; y una escultura verde –Les Racines Echasees– que se eleva a más de 10 pies de altura en el patio de la recepción, donde emula las raíces aéreas de los manglares y árboles Banyan.

Para más información visiten: Patricia UrquiolaHotel Il sereno Lago di Como
Vía: diarioDESIGN