sábado, 3 de diciembre de 2016

The Grand Dame (El Pireo, Grecia)

Hoy en nuestro apartado de casas de diseño queremos mostrarles una vivienda muy especial construida en el Pireo, el puerto de la antigua ciudad de Atenas.

Se trata de “The Grand Dame”, una residencia privada de estilo neoclásico de nada menos que 310m2, construida para el cónsul francés, y resulta un fiel reflejo del típico paisaje arquitectónico del Pireo. El estudio de arquitectura ASKarchitects, cofundado por la arquitecta griega Stella Konstantinidis, recibió hace años el encargo de renovar el edificio de la Grand Dame introduciendo además un nuevo ático gracias a la apertura de la cubierta ajardinada. Se trataba de respectar los valores históricos de la estructura pero dándole un aire moderno y mayor vida al interior.
El proyecto de interiorismo consistió en distribuir el edificio en 4 zonas diferenciadas con una nueva extensión de 90m2. La idea era crear una residencia de espacios abiertos para una familia de 4 miembros. Todos los tabiques interiores fueron demolidos y sustituidos por puertas o muros correderos para convertirlo en un hogar flexible y multifuncional.
También se adaptó el patio exterior que recordaba a tiempos antiguos con nuevo mobiliario y puertas de cristal que conectaran visualmente el exterior con el interior. La propia arquitecto definió este patio como las alas de la casa…
Uno de los elementos más característicos de esta vivienda de diseño es su original escalera. Dramática, potente, romántica, de reminiscencias antiguas y en fuerte contraste con el resto de la casa, resulta difícil definir o encuadrar en un estilo característico, muy acorde con lo que el propio Pireo transmite. Ésta, en combinación con la baldosa del suelo y su original diseño esmaltado aporta ese toque de antigüedad o de recuerdo a otros tiempos que los propietarios buscaban no perder.
Este viaje entre lo antiguo y lo moderno a lo largo de 3 pisos comenzaba por tanto desde la planta baja, con su patio exterior y sus muros de piedra del siglo XIX, continuando con una primera planta de los años 30, de suelos de madera en espiga y grandes ventanales, hasta evolucionar a la completa modernidad en el ático superior, de grandes baldosas grises en el suelo, minimalismo en los muebles y toques de alegría y color en elementos decorativos puntuales desperdigados por toda la planta que aloja los dormitorios, la cocina y una sala de estar con acceso a la terraza superior.
De este modo, esta Gran Dame se convierte en un edificio sin edad y eterno en el que la belleza se encuentra en el interior y que entra directo en nuestra selección particular de casas de diseño.

Para más información visiten: Ask Architects
Vía: Decofilia