martes, 20 de diciembre de 2016

Reforma en el Lake Shore Drive 860-880 de Mies van der Rohe

Lake Shore Drive 860-880 son dos edificios de apartamentos proyectadas por Mies van der Rohe y uno de los conjuntos arquitectónicos más conocidos de la ciudad de Chicago. Estas dos torres de vidrio y acero, construidas entre 1949 y 1951, se encuentran en el tramo norte de Lake Shore Drive y disfrutan de vistas al lago Michigan. Poder disfrutar continuamente de esta visión fue el objetivo principal en la reforma de esta vivienda, realizada por el estudio del arquitecto Vladimir Radutny, quien utilizó diferentes estrategias para lograr este propósito.
La primera de ellas fue crear una planta diáfana, eliminando las paredes que delimitaban el antiguo dormitorio, que ahora comparte espacio con la sala de estar y el comedor. La zona de día está separada de la de noche por una pared de vidrio de suelo a techo cuya parte inferior es translúcida y la superior transparente, lo que permite no entorpecer las deseadas vistas del lago.
En el mismo sentido y para, además, mantener el orden en el salón, se creó una amplia zona de almacenamiento en el perímetro oriental,oculta tras lo que parece ser una pared continua de madera. Las estanterías flotantes y el sobrio mobiliario realizado en la misma clase de madera añaden un sentido de cohesión a las diferentes zonas de vida.
También se ha utilizado una paleta de colores muy clara y neutra, que potencia la luz natural que inunda el espacio, sin distraer la atención centrada en el lago. Las paredes y el techo están pintados de blanco, mientras el suelo de hormigón está recubierto con una pintura epoxi gris. Explica el estudio que “incluso en la selección de los muebles, tratamos de mantener los puntos de vista limpios eligiendo elementos que no fueran opacos o sólidos”.
La cocina se situó en la zona más profunda y con menos luz del apartamento. Esta falta de luz natural se resolvió a través del baño, utilizando un vidrio “inteligente” en una de las paredes de la ducha que es transparente y se vuelve opaco cuando es necesario. Las modificaciones en la cocina incluyen nuevos armarios de color gris claro y estantes de madera y metal. El resto de equipamientos quedan ocultos en una espacio de almacenamiento que llega hasta el techo, proporcionando al espacio una estética limpia y neutra.

Para más información visiten: Vladimir Radutny Architects