jueves, 1 de diciembre de 2016

Parquet laminado, una gran opción para su pavimento

Con el paso del tiempo no planteamos llevar a cabo alguna reforma en nuestro hogar. Desde algo como cambiar los electrodomésticos hasta pintar las paredes de todas las estancias. Pero si hay una parte del hogar que con el paso de los días y su uso continuado deberá renovarse es el pavimento.
Cada estancia tiene un tipo de pavimento que encaja mejor, pero vamos a centrarnos en las ventajas del suelo de parquet laminado, un tipo de pavimento que encaja perfectamente en estancias como el salón o los dormitorios.
Acabados en madera
Una de las grandes ventajas del pavimento de parquet laminado son sus acabados idénticos a la madera, al igual que el parquet natural. A ello se le añade la amplia gama de acabados, en cuanto a los dibujos de la madera, y la posibilidad de escoger entre varios tonalidades. Gracias a ello podremos conseguir que nuestro pavimento tenga el aspecto del parquet con la posibilidad de que sea de color gris, con tonos de rojo o azul o el clásico tono madera.
Al aspecto visual se le añade la facilidad a la hora de colocarlo, ya que al tratarse de láminas facilita la colocación y que todas encajen perfectamente en la superficie que debe rehabilitarse.

Mantenimiento sencillo

Además de entrar por la vista, el pavimento de parquet laminado debe mantenerse siguiendo unos pasos específicos. Pero por fortuna para nosotros, se trata de un mantenimiento bien sencillo y muy económico. La gran ventaja en este aspecto es que no necesita un cuidado muy detallado, ya que el material con el que está fabricado no se lastimará con facilidad.

A diferencia del parquet natural, el pavimento de parquet laminado puede tratarse con productos más comunes y asequibles, por lo que podremos tener en nuestra casa un suelo visualmente excelente y que con un sencillo mantenimiento será muy duradero.