domingo, 11 de diciembre de 2016

Nebia: ducha que ahorra mucha agua

No es ningún secreto que para ahorrar agua, es mejor usar la ducha que la bañera. Ahora bien, duchas hay muchas, pero muy pocas se diseñaron para el ahorro. Nebia es una ducha con atomizador, y nos debería interesar porque realiza un bestial ahorro. No se trata de un sistema para ahorrar agua reciclándola, sino reduciendo el propio flujo.
La clave de este producto está en que expulsa agua atomizada. Según su fabricante, este chorro es capaz de cubrir un área diez veces mayor que el proporcionado por una cabeza de ducha convencional. De esta manera, hay más superficie de piel que entra en contacto con el agua.
El sistema Nebia se compone de un cabezal con forma de anillo. Esta cabeza tiene un diámetro de 25,4cm, y puede girar 45º. Además, el brazo sobre el que se fija puede subirse o bajarse unos 69cm. El soporte de estos elementos es la columna de Nebia, y a ella se conecta la toma de agua.
Esta ducha para ahorrar además trae un cabezal de mano. También es circular, pero más pequeño que el difusor principal. Se puede mantener fijo, gracias a un imán (en múltiples posiciones), y tiene un interruptor propio para controlar el caudal de agua. Este brazo da la posibilidad de cambiar entre el modo normal y otro más potente.

¿Cuánto ahorro de agua permite esta ducha con atomizador?

Pues bastante, porque se estima que se puede ahorrar en torno a un 70%. Es como si esta alcachofa de ducha en vez de agua, echara dinero!

Su funcionamiento es simple, porque funciona como un difusor. Las boquillas H2Micro de esta ducha atomizan el agua, con una presión extrema. Esto sucede tanto en las del cabezal superior, como en la ducha de mano.

Otra ventaja es que para instalar esta ducha con nebulizador solo hace falta una llave inglesa normal. Y lo puede hacer uno mismo, siguiendo las instrucciones que vienen en el embalaje.

Para más información visiten: Nebia