martes, 20 de diciembre de 2016

Lo marinero se viste de coral.

Romper con la estereotipada estética marinera en azul y blanco que caracteriza la mayoría de los locales costeros es la propuesta del estudio de interiorismo Piedra Papel Tijera para el Bar Saborea. Un bar de tapeo y restaurante que, situado en primera línea de mar de la localidad de Segur de Calafell, en Tarragona, apuesta por el coral y la madera como telón de fondo. “Cansados de la típica estética marinera, buscamos un concepto alegre, natural y veraniego en sus colores, pero algo con un toque de sofisticación” señala Helena Puig, responsable del estudio.
El briefing del cliente era claro: quería un lugar coqueto, sofisticado y con una gran barra central. Protagonista indiscutible del local, todo el espacio se organiza en torno a ella, con distintas zonas: de taburetes y mesas altas, para comer en grupos y de sofás. “Diseñamos el local para que durante toda la temporada alta se pudiesen tener las puertas abiertas, con la barra presente en la gran terraza orientada al mar” apuntan los interioristas.
Compuesta de diferentes materiales –mármol blanco, mármol negro, madera, la chapa dorada y microcemento– la barra juega con las alturas, ofreciendo al cliente distintas atmósferas y muy variadas experiencias. Un ambiente variado, con mobiliario acogedor que da lugar a un entorno divertido.
“No queríamos caer en los tópicos de lo marinero y el blanco y azul, por lo que apostamos por una nueva identidad gráfica y un interior en color coral, muy impactante y veraniego, que junto a la madera domina el espacio” señalan los responsables de la intervención.
El mobiliario de la terraza incorpora piezas de distintas empresas y diseños, con mesas de Francisco Segarra y sillas menorquinas. Un gran menú ofrece alternativas gastronómicas, con un banco corrido acompañado por dos mesas de café y sillas Acapulco frente a él. Los tapizados son de Marcasal.
El interior combina taburetes Hay de Ethnicraft, sillas interiores modelo Taylor, taburetes Nerd de Muuto y butacas de Kenay. Para el pavimento se ha empleado baldosa 90 x 90 cm de porcelana con textura y un color arena muy natural, y en el techo se ha optado por Heraklit, material acústico hecho de virutas de madera.
“Nos gusta mucho jugar con la iluminación” afirma Helena, que ha apostado por una iluminación decorativa muy potente compuesta por lamparas Flowerpot, diseño de Verner Panton para Nordicthink, lámparas de Norman Copenhague y apliques diseñados a medida por el propio estudio.
En los baños se ha utilizado papel de pared de Papeles Aribau y baldosas de Acocsa.

Para más información visiten: Piedra Papel Tijera InteriorismoBar Saborea
Vía: diarioDESIGN